Temas Especiales

24 de Oct de 2020

América

Entre críticas, mentiras, corrupción y nepotismo

Aécio Neves criticó la actitud pasiva de Rousseff en el caso Petrobras y el mal manejo de la economía

Entre críticas, mentiras, corrupción y nepotismo
Dilma Rousseff y Aécio Neves se llamaron mentirosos en varias ocasiones.

Acusándose mutuamente de mentirosos y mucho más durante casi dos horas, la presidenta brasileña Dilma del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) Rousseff y su rival Aécio Neves del Partido de la Social Democracia (PSDB, conservador), empatados en los sondeos, protagonizaron el martes su primer debate televisivo antes del balotaje del 26 de octubre.

Neves comenzó atacando a Rousseff por no tomar una actitud más fuerte en torno a una serie de sobornos dentro de la paraestatal Petrobras que, según un exejecutivo, podría involucrar al gobernante Partido de los Trabajadores.

La semana pasada el exejecutivo Paulo Roberto Costa dijo que parte de los sobornos pagados a políticos a cambio de celebrar contratos se destinaron a tres partidos en las elecciones del 2010. Los sobornos representaban presuntamente el 3% de la cantidad de los contratos. Rousseff dirigió el consejo administrativo de la paraestatal entre 2003 y 2010 mientras era ministra de Minas y Energía y luego jefa de gabinete de la Presidencia, período que también comprenden las denuncias.

‘El asunto de Petrobras es absolutamente increíble. Sólo he visto un momento de indignación de su parte con esas filtraciones’, manifestó Neves. Sin embargo, la mandataria dijo que no tenía ni idea de dichos sobornos. ‘Tengo una vida de lucha absoluta contra la corrupción y no me he visto involucrada en esas acusaciones’, se defendió Rousseff.

Luego, la presidenta pidió al socialdemócrata explicar por qué construyó un aeropuerto en una propiedad de su tío. ‘No creo que sea algo moral ni ético’, afirmó. ‘Hice miles de obras y todas las obras fueron certificadas como correctas’, respondió Neves. ‘Hice el aeropuerto en una región próspera donde hay más de 150 industrias’, añadió.

La mandataria también le acusó de ‘nepotismo’ por emplear en Minas Gerais ‘a su hermana, su tío, tres primos y tres primas’. ‘La conmino a que diga dónde trabaja mi hermana. Su propaganda es mentira tras mentira. No es verdad’, respondió Neves. ’Usted pasó todos los límites y está en la fabulación, en el peligroso terreno de la leyenda’, afirmó Neves.

Por otro lado, Rousseff defendió el papel de la banca pública, que durante su gestión ha socorrido con créditos preferenciales a los sectores de la industria en problemas, mientras que Neves criticó la falta de transparencia en las cuentas del Estado y aseguró que, en caso de victoria, ‘racionalizará’ el rol de los bancos del Estado. Según Neves, para alcanzar ese objetivo, Brasil debe volver a la senda del crecimiento económico, después de que en los últimos años, con Rousseff en el poder, se han registrado las más bajas tasas de expansión de la última década.

PROPUESTAS

En la apertura de este encuentro, Rousseff y Neves tuvieron dos minutos para presentar sus principales propuestas.

Rousseff usó sus primeros dos minutos para destacar que ofrece un ‘Gobierno nuevo de ideas nuevas’, con énfasis en la educación, la salud y la seguridad pública, tres de los asuntos más acuciantes para los brasileños y que afirmó que serán prioridad.

También hizo un repaso de sus programas sociales, de los cuales aseguró que han permitido sacar de la pobreza a unos 40 millones de personas. Neves, por su parte, admitió que Brasil ‘mejoró mucho en las últimas décadas’, con las privatizaciones impulsadas en los años 90 por el Gobierno del expresidente Fernando Henrique Cardoso, uno de sus padrinos políticos, y también entre 2003 y 2010, durante la gestión de Luiz Inácio Lula da Silva, mentor de Rousseff.

Apuntó, sin embargo, que en los últimos cuatro años, con Rousseff en el poder, ‘Brasil dejó de mejorar’ y aseguró que la presidenta dejará una ‘herencia de inflación fuera de control, una pérdida de credibilidad y un agravamiento de todos los indicadores sociales’.