Temas Especiales

25 de Nov de 2020

América

Los rehenes regresaron sanos

Las FARC entregaron a una delegación de la Cruz Roja a Alzate, Rodríguez y Urrego en el caserío de Vegáez

Los rehenes regresaron sanos
Los liberados fueron recibidos por el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, en Antioquia.

El general Rubén Darío Alzate, el cabo Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego fueron liberados este domingo tras haber sido secuestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) el pasado 16 de noviembre.

‘Liberados BG Alzate, abogada Urrego y cabo Rodriguez en perfectas condiciones y esperando condiciones climáticas para regreso a sus familias’ escribió Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, esu cuenta de Twitter.

El grupo guerrillero indicó en un comunicado que los dos militares y la abogada fueron entregados a una misión humanitaria en el caserío de Vegáez, a orillas del río Arquía, al noreste de donde fueron capturados.

Las lluvias en la remota y selvática región de Chocó, la más pobre de Colombia, complicaron el operativo, supervisado por el comandante guerrillero alias Pastor Alape, negociador de paz en La Habana y comandante del bloque Iván Ríos, que viajó especialmente mandatado por el jefe máximo de la guerrilla, alias Timoleón Jiménez, según informaron las FARC.

Delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y representantes de Cuba y Noruega, garantes de los diálogos de paz, acompañaron a los tres liberados hasta una unidad militar en el departamento de Antioquia, desde donde tenían previsto el traslado a Bogotá.

Alzate, el oficial de más alto rango tomado por las FARC en 50 años de conflicto armado, fue retenido por el bloque Iván Ríos junto a su asistente y la asesora de proyectos especiales del Ejército durante un desplazamiento de civil y sin escoltas cerca de la capital regional Quibdó.

Alzate, un experimentado y condecorado general de 55 años, deberá dar explicaciones al Congreso colombiano, que ya anunció que lo convocará para saber las razones de esta aparente violación de las reglas básicas de seguridad.