Temas Especiales

29 de Nov de 2020

América

Se cierra un capítulo de medio siglo

A partir de 1977, esa convivencia, de amor y odio, vivió un relajamiento en las disputas

La historia del bloqueo económico a Cuba comenzó el 20 de octubre de 1960, después de que en septiembre Fidel Castro hiciera un llamamiento a las fuerzas populares latinoamericanas a sublevarse contra ‘el imperialismo estadounidense’, aunque se hizo efectivo a partir de 1961.

A partir de 1977, esa convivencia, de amor y odio, vivió un relajamiento en las disputas. Se levantaron las restricciones que pesaban sobre ciudadanos estadounidenses de viajar a Cuba, se firmó un tratado de pesquerías -luego roto- e incluso Castro viajó a Nueva York para intervenir en la ONU.

Ese acercamiento se truncó en 1981 con la llegada a la Casa Blanca del republicano Ronald Reagan.

Una ofensiva verbal entre ambos dirigentes hizo que la isla caribeña se declara en estado de alerta. Un año después comenzaron una serie de acciones hostiles. Actos de piratería, suspensión de la única aerolínea comercial de la isla y diplomáticos cubanos expulsados de EEUU acusados de espionaje congelaron las relaciones.

El 5 de febrero de 1992, el congresista demócrata Robert Torricelli presentó un Acta que endureció el bloqueo y aisló definitivamente la isla. Luego, la norma fue acentuada por la ley promovida por el republicano Jesse Helms en 1996, conocida como la ley Helms-Burton.

La presidencia del demócrata Bill Clinton no relajó el embargo. Al contrario, tras el derribo por Cuba de avionetas de la organización de exiliados ‘Hermanos al Rescate’ en 1996, la Casa Blanca decidió la suspensión de todos los vuelos comerciales entre EEUU y la isla y el endurecimiento del embargo comercial.

La sustitución de Fidel Castro por su hermano Raúl en 2006 pareció abrir un periodo tendente a la normalización de las relaciones.

Después, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se mostró partidario de ‘un nuevo comienzo’ en las relaciones bilaterales.

En este sentido, la Casa Blanca dio algunas muestras de acercamiento, como la reducción de las restricciones de viajes a los cubanoamericanos o el envío de remesas. También se retomaron las conversaciones sobre temas migratorios, que todavía continúan.