Panamá,25º

18 de Nov de 2019

América

Presidenta argentina critica huelga de transporte, la tilda de opositora

En un acto en la localidad bonaerense de La Matanza, transmitido por cadena nacional.

Un piquete cierra uno de los principales accesos por autopista a Buenos Aires hoy, martes 31 de marzo de 2015. Las principales ciudades argentinas se paralizaron hoy por la huelga convocada por sindicatos argentinos, principalmente del transporte de pasajeros y de carga, para exigir al Gobierno cambios en el impuesto que grava los salarios. Los trenes, autobuses y el metro dejaron de funcionar a medianoche y eran muy pocos los taxis que circulaban a primera hora por Buenos Aires y también en grandes capitales provinciales como Rosario, Córdoba y Mendoza.

La presidenta argentina, Cristina Fernández, criticó hoy la huelga nacional que paralizó el país, la tildó de opositora y aseguró que su efecto se debió a que no funcionó el transporte.


"No estoy enojada porque si no hubiera habido huelga de transporte, como lo que realmente fue, no hubiera habido paro nacional. Lo saben todos. Hubieran ido todos a trabajar, inclusive aquellos que integran ese pequeño 10 % que aporta solidariamente al resto de los compañeros trabajadores formales e informales", dijo la mandataria.

En un acto en la localidad bonaerense de La Matanza, transmitido por cadena nacional, Fernández criticó duramente a las centrales sindicales opositoras que convocaron a la huelga para exigir un cambio en el impuesto a las Ganancias que pesa sobre los salarios de un décimo de los trabajadores formales de Argentina.

Según la presidenta, "cuando los que lograron un trabajo mejor remunerado se olvidan de los que todavía están fuera del trabajo o no ganan lo suficiente, entonces hacen un paro porque tal vez tengan que dar un poquito de su sueldo para otros compañeros".

"Como decía Evita (Perón), le tengo más miedo al frío de los corazones de los compañeros que se olvidan de dónde vinieron que a los oligarcas", afirmó la jefa de Estado ante un colmado estadio polideportivo.

Fernández acusó a los líderes sindicales que llamaron a la huelga de olvidarse de los logros obtenidos por los trabajadores en los últimos años.

"Que los trabajadores que están mejor pagos no le permitan al otro 90 % ir a trabajar, eso no me da orgullo. Siento mucha vergüenza como argentina que estas cosas sucedan en nuestra patria porque estamos perjudicando a muchos argentinos y no es justo", sostuvo.

Para la mandataria, el paro no tuvo que ver con "reivindicaciones obreras", sino "de oposición".

"Todo el mundo tiene derecho a ser opositor, hasta un dirigente sindical. Pero no de ir a presionar a un gobierno", dijo Fernández, quien consideró que los dirigentes sindicales "deben presentarse a elecciones pero no llevar a actitudes que le hacen mucho mal a los trabajadores".

La presidenta aseguró que tiene "espaldas" para "bancar" (aguantar) este tipo de medidas de fuerza, que hoy paralizó la actividad en todo el país y que para los gremios convocantes tuvo un nivel de adhesión contundente.