La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Oct de 2019

América

Qué bola lanza Obama a Cuba: ¿curva o recta?

Directo desde La Habana

La posibilidad de que el presidente Barack Obama asista en el Estadio Latinoamericano el 22 de marzo al partido de exhibición de béisbol entre el equipo Tampa Bay y la selección nacional de Cuba, ha generado todo tipo de especulaciones, incluso que el mandatario lanzará la primera bola.

Por supuesto, no hay nada confirmado ni definido, aunque sí es claro el interés del visitante en estar en el palco de honor del legendario Parque del Cerro, con 60 mil aficionados en las gradas y su imagen en las casas de casi 12 millones de cubanos, porque ese día nadie se perderá el show por TV.

También se sigue en gran parte de América Latina y el Caribe, pues en muchos países de la región el campeonato nacional de pelota alcanza casi igual rating que la serie de las Grandes Ligas, y conocen al detalle qué peloteros han abandonado Cuba, dónde juegan y qué rendimientos presentan.

Sin la intención de hacer comparaciones con el fútbol, el deporte rey, el béisbol desata pasiones en una parte de América, pero muy en especial en Estados Unidos y el área del Caribe que siempre han concentrado los mejores espectáculos.

Obama realizará una visita de dos días a La Habana, la comienza el 21 y la termina el 22 de marzo, aunque todavía no se ha dicho a qué hora ni si está sujeta al encuentro Tampa Bay-Cuba que le dará un contenido muy particular a su estancia en la Isla y seguro será recogido en los anales de la historia de las relaciones bilaterales.

Lo interesante es que mientras políticos y ejecutivos de uno y otro país hacen cábalas de los presumibles resultados de la visita para limar asperezas y avanzar en el camino hacia la total normalización de las relaciones, los aficionados a la pelota hacen las suyas y ya hablan de la diplomacia del béisbol como una vez fue del ping pong, durante una visita de Richard Nixon a Pekin.

Y a ese tenor, en las peñas beisbolera en las llamadas ‘esquinas calientes' de cada ciudad, empiezan a rememorarse nombres ilustres de jugadores cubanos que pasaron por las Mayores, desde el legendario lanzador Adolfo Luque y los Rojos de Cincinnati al inmortal y discriminado Martín Dihigo en las Ligas Negras que Cuba considera su más grande pelotero. La pregunta del cubano común, en especial de ese que se sentará en las gradas de hormigón del Latino, bajo techo o en las de sol, es decir, donde consiga espacio si es que lograr ingresar al estadio, es si Obama tirará curva o recta, o si traerá una bola escondida.

En el argot beisbolero todo el mundo sabe qué quieren decir esos términos, pero pronunciadas en ocasión de una visita que todo el mundo desea y cree histórica, su connotación es política y, además, muy profunda.

Cuando algún cubano o cubana, de cualquier edad y generación, afiliación política o religiosa y nivel educacional, exclama: ‘oye, no me tires curva', o ‘estás tirando curva', es porque no se le puede ir con cuentos ni inventos, ni dar rodeos para ganar tiempo.

En cambio, cuando alguien ‘tira recta' es porque va al grano directamente y es lo que le interesa al cubano. Pero he ahí que esa acepción también tiene matices y muy importantes. Por ejemplo, si lanza muy fuerte, por encima de las 95 millas, exclama: ‘el tipo viene durísimo' y le agrega un comentario: ‘si no afloja, no termina el juego'.

También pueden comentar: ‘el hombre viene por ahí, pero se las van a batear todas'. Y así otras muchas connotaciones que, en este caso, apuntan hacia un sentido político.

Pero cuando se mezclan los lanzamientos con curvas y rectas y la afición no adivina la intención del pitcher, llega a la más inquietante de todas las especulaciones: ‘me parece que este tipo trae una bola escondida'.

Moraleja: ya sea por la parte del béisbol donde hay contactos para políticas futuras entre la MLB y la dirección deportiva cubana para eliminar el tráfico ilegal de atletas, o por la parte política y comercial donde hay tantas y variadas incógnitas, el cubano de a pie cree que a los lanzamientos de Obama se les puede conectar de hit, y quizás uno que otro extrabase.

ANALISTA