La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

América

Obama llega a La Habana en el mejor momento

Directo desde La Habana

La visita a Cuba del presidente estadounidense, Barack Obama, que se inicia este domingo 20 y se prolonga hasta el martes 22 de marzo, es un nuevo paso de avance en las relaciones bilaterales en un contexto muy positivo e incentivado con medidas concretas como la elimación del gravámen al dólar .

Se produce, además, cuando ya ondea en el malecón habanero la bandera estadounidense, enarbolada el pasado mes de julio, y las embajadas de ambos países están operando oficialmente y sin contratiempos en Washington y La Habana.

Es esa la máxima consolidación de la voluntad de mantener contactos al máximo nivel político y diplomático como base para ampliar el económico, comercial y financiero y eliminar de forma paulatina el bloqueo de más de 50 años contra la isla.

La visita, se diría, se celebra en un ambiente de distensión, después de la exclusión de Cuba de la lista unilateral de países que, según Washington patrocinan, el terrorismo, hecho que se registró en mayo pasado.

Son antesala también del encuentro entre Raúl Castro y Obama, la Cumbre de las Américas en Panamá, que favoreció en abril pasado, su primera reunión, y la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, el mes de septiembre.

Se enmarca, además, en una decisión que levanta de forma parcial las restricciones al uso del dólar en transacciones con bancos estadounidenses y permite visitas individuales de los estadounidenses en los llamados contactos "pueblo a pueblo".

Cuba reaccionó positivamente y anunció que eliminará el impuesto del 10 por ciento al dólar una vez se verifique si las transacciones pueden realizarse y si los bancos extranjeros tienen indicaciones de que pueden hacerlas sin temor a penalizaciones, y a que no se repitan multas como las aplicadas recientemente al banco alemán Commerzbank y al francés Crédit Agricole.

La visita también se da en una atmósfera muy constructiva, con diálogos permanentes sobre aspectos pendientes en la agenda bilateral y la decisión de cooperar en áreas vitales para ambos países.

Aún asi, la efectividad del bloqueo permanece casi intacta, aunque se evidencian las facultades ejecutivas de Obama para desarticularlo.

La visita pudiera ser motivo y estímulo para adoptar nuevas medidas, como permitir las exportaciones de Cuba a Estados Unidos y eliminar radicalmente la prohibición a los estadounidenses de viajar a la isla, ya que se han producido acuerdos en el sector aéreo para permitir hasta 110 vuelos diarios entre los dos países.

El mandatario llega a La Habana cuando ya es un hecho la mejora en las comunicaciones Cuba-EE.UU, con otro acuerdo de 'roaming' directo para tráfico de voz, con la compañía Verizon, la mayor operadora del país norteamericano, uniéndose así a la firmada en noviembre con Sprint, radicada en Kansas y la que gestionan AT&T y otras empresas. Asimismo, este miércoles se reestableció el servicio de correo postal directo con un vuelo inaugural.

En el contexto de la visita de Obama, los sectores de negocios han incrementado sus acciones de cabildeo en el Capitolio y fuera de éste donde representantes de importantes compañías muestran un creciente optimismo sobre la posibilidad de que se eliminen las sanciones unilaterales, como ha indicado el vicepresidente para las Américas de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, Jodi Bond.

Pero no todo será un paseo en este viaje de Oabama a La Habana. Hay puntos que demandarán tiempo y paciencia, como la devolución del territorio donde está enclavada la prisión y base militar de Guantánamo, la eliminación total del bloqueo, el cese de transmisiones ‘ilegales', el pago de indemnizaciones a las empresas estadounidenses que dejaron el país tras la revolución y la reparación por los daños y perjuicios ocasionados a Cuba por lo que el Gobierno considera las ‘acciones hostiles de Washington' durante más de medio siglo.

Obama y Raúl Castro hablarán de asuntos espinosos como el respeto de los derechos humanos en Cuba. No hay temas vedados y el Gobierno cubano no ha puesto reparos a que el visitante se reúna con grupos críticos incluso con aquellos que se oponen al restablecimiento de relaciones plenas, que también los hay. En sus últimas alocuciones públicas, Oabama se ha referido de forma entusiasta a su viaje a Cuba, adonde llega acompañado de su familia, y en La Habana, ni las autoridades ni el pueblo ocultan las expectativas ante un nuevo acontecimiento de talla mundial que pone a la isla en el centro de la atención de todos.

Cuando el presidente de EE.UU. llegue a La Habana en su ‘Air Force One', va a ser un ‘hit' de grandes ligas.

ANALISTA