Temas Especiales

07 de Mar de 2021

América

Senadores piden a Obama frenar redadas contra familias y niños

Los parlamentarios también pidieron el estatus de protección temporal para Guatemala

Senadores piden a Obama frenar redadas contra familias y niños
Barack Obama.

Un grupo de 26 senadores demócratas reiteró al presidente de EE.UU., Barack Obama, que ponga fin a las redadas para deportar a familias y menores no acompañados que han huido de la violencia en el Triángulo Norte de América Central.

En una carta dirigida al mandatario, los senadores instan además al Ejecutivo a que conceda a Guatemala el estatus de protección temporal (TPS, en inglés) y lo renueve para El Salvador y Honduras, permitiendo a los ciudadanos de estos países que puedan permanecer legalmente en Estados Unidos.

Las autoridades migratorias de Estados Unidos deportaron a 12.805 guatemaltecos entre enero y mayo pasados, un 3,9 % menos que en el mismo período de 2016, informó hoy una fuente oficial.

La Dirección General de Migración (DGM) señaló este viernes que en los cinco primeros meses de este año fueron retornados al país centroamericano 11.305 hombres, 1.423 mujeres y 77 menores.

"La solución a esta crisis humanitaria regional es abordar sus causas profundas. La implementación de las redadas de inmigración en esta población vulnerable a efectos de disuasión es una estrategia ineficaz e inaceptable", escribieron los senadores.

"Las redadas de inmigración crean miedo e inseguridad entre las comunidades de inmigrantes en Estados Unidos. Disuaden a los estudiantes de asistir a la escuela y a los padres de la búsqueda de atención médica, pero no van a disuadir a las madres y los niños aterrorizados de huir de la violencia que amenaza la vida en sus países de origen", aseveraron los legisladores.

Los senadores consideran que "la magnitud de la violencia y la disfunción institucional" en el Triángulo del Norte "exige un cuidado especial en la evaluación de los méritos de las solicitudes de protección de esta población".

Asimismo, reiteraron la necesidad de que esos inmigrantes se enfrenten al debido proceso y "al menos tengan acceso a un abogado desde el inicio del proceso de expulsión", así como una audiencia "completa y justa" sobre las reclamaciones legales de cada uno.

"Sin un acceso adecuado a un abogado, estas madres y niños no tienen una oportunidad justa para garantizar medidas de protección disponibles bajo nuestras leyes", insisten.

El texto, impulsado por los senadores demócratas Dick Durbin y Patrick Leahy, cuenta también con la firma de influyentes legisladores como Bob Menéndez y Elizabeth Warren.