Temas Especiales

02 de Apr de 2020

América

EE.UU., de luto tras la matanza de policías en Dallas, Texas

El ataque de Dallas se produjo durante una protesta contra recientes incidentes de violencia policial con tintes raciales

EE.UU., de luto tras la matanza de policías en Dallas, Texas
La matanza dejo nueve heridos de los cuales siete son oficiales de policía.

Estados Unidos (EE.UU.) vuelve ser sacudido por un nuevo tiroteo en la ciudad de Dallas el cual se cobró la vida de cinco policías la noche del jueves durante una manifestación pacífica contra la violencia policial con tintes racistas.

Entre el luto y el enfado, las autoridades prosiguen con las investigación que inicialmente reveló que Micah Xavier Johnson sería el principal sospechoso de la matanza en Dallas (Texas), informa la agencia Efe .

CONDOLENCIAS

  •  El jefe de la ONU, Ban Ki-moon, condenó la matanza de Dallas
  • El secretario general expresó su pésame a las familias y colegas de las víctimas, así como al Departamento de Policía de Dallas.
  • La fiscal general de EE.UU., Loretta Lynch, hizo un llamamiento a la calma a los estadounidenses.

De acuerdo a los medios locales Johnson estuvo en Afganistán con el Ejército de EE.UU. entre noviembre de 2013 y julio de 2014.

Hasta el momento las autoridades señalan que Johnson fue el único agresor de la matanza, que también dejo nueve heridos, siete de ellos policías. No obstante, inicialmente se hablaba de dos francotiradores que abrieron fuego contra los oficiales.

Antes de morir Johnson se había atrincherado en un estacionamiento desde donde intercambió disparos con la policía. También rofirió numerosas amenazas y dijo que ‘quería matar a gente blanca, especialmente a agentes de policía blancos', según detalló en una rueda de prensa el jefe de la Policía de Dallas, David Brown.

Tras la tragedia la solidaridad se replicó en las redes sociales y algunos policías de Dallas publicaron fotografías de cómo habían participado en la manifestación, convocada por el grupo ‘Black Lives Matter' (Las vidas de los negros importan), que se desarrollaba de manera pacífica y que estaba concluyendo cuando comenzó el tiroteo.

La manifestación se produjo tras la muerte de dos hombres afroamericanos a manos de oficiales de la ley. Uno de ellos era Alton Sterling, un hombre negro al que dos policías blancos dispararon el martes a quemarropa en Luisiana.

El segundo fue Philando Castile, quien llevaba un faro del coche roto y un policía le dio el alto cerca de las ciudades gemelas de San Paul-Minneapolis (Minesota). El agente le pidió la documentación, pero cuando el joven metió la mano en su bolsillo para sacar la cartera, el uniformado comenzó a disparar hasta matarlo.

El enfado también se ha dejado notar con la revigorización de un movimiento que lleva como nombre ‘Las vidas azules (los policías) importan', una organización creada en Nueva York en 2014.

‘La mentira de que la Policía asesinó a un joven negro por el color de su piel se ha extendido' hasta el punto que ‘nadie examina por qué la Policía tuvo que usar la fuerza' y se asume que fue ‘injustificado', continúa esta agrupación que dice tener como fin ayudar a las familias de agentes necesitadas.