Temas Especiales

19 de Oct de 2020

América

El PT de Lula arriesga su hegemonía

Análisis

El Partido de los Trabajadores (PT), la formación liderada por Luiz Inácio Lula da Silva y que gobernó Brasil por trece años, puede perder su condición de fuerza hegemónica en la izquierda en las elecciones municipales de hoy domingo, según anticipan las encuestas y sus adversarios políticos.

El partido de los expresidentes Lula (2003-2010) y Dilma Rousseff (2011-2016) sólo tiene condiciones de conquistar la alcaldía en una de las 27 capitales regionales de Brasil en la primera vuelta del domingo y pocas posibilidades de alcanzar otras dos en una eventual segunda vuelta, el 30 de octubre.

Se trata de un nuevo retroceso para el PT, cuyo número de alcaldías en capitales ya había caído de 6 en 2008 a 4 en 2012

Los otros partidos de izquierda proyectan tomar parte del espacio perdido por el PT, desgastado por las denuncias de corrupción, la grave recesión del país y por el proceso que concluyó el 31 de agosto con la destitución de Dilma Rousseff, sustituida en la Presidencia por Michel Temer, del poderoso Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

"El PT vive una gran decadencia político-electoral y las elecciones del domingo con certeza acentuarán ese proceso. El PT es hoy más un partido de pequeños municipios de interior que una fuerza que pueda atraer el voto de opinión en los grandes centros", dijo a Efe el diputado Chico Alencar, que en 2005 abandonó el PT para fundar el Partido Socialismo y Libertad (PSOL).

"Todo indica que el PT perderá su hegemonía. Según las encuestas sólo ganará la alcaldía de una capital. Es evidente que un partido que llevaba tanto tiempo en el poder y que se decía de izquierda pero no hizo ningún cambio estructural tiende a perder el peso político que ya tuvo", apuntó el presidente del Partido Socialista Brasileño (PSB), Carlos Siqueira.

El PSB es precisamente el más probable sucesor del PT como mayor fuerza de izquierda. En 1988, en sus primeras elecciones municipales, conquistó apenas una alcaldía, pero hoy gobierna 406 ciudades y proyecta vencer en 500 el domingo

El PT, por su parte, conquistó hace cuatro años 642 alcaldías, el mayor número en su historia, pero desde entonces unos 100 alcaldes abandonaron el partido y los analistas calculan que su cifra de gobiernos municipales caerá a la mitad este año.

"Es posible que superemos al PT pero ese no es nuestro objetivo. Nuestro objetivo es aumentar el número de alcaldías y hacer buenas políticas públicas. Claro que nos beneficiaremos del costo político que para el PT tendrá haber dejado el Gobierno con tres años de recesión, doce millones de desempleados, la inflación fuera de control, la mayor empresa del país quebrada y una crisis fiscal sin procedentes", afirmó a la Agencia Efe el presidente del PSB.

Con excepción de Río Branco, capital del pequeño y amazónico estado de Acre y donde el alcalde Marcos Alexandre aspira a reelegirse por el PT y cuenta con un 62 % del apoyo, en ninguna otra capital la otrora formación oficialista tiene más del 30 % de intención de voto.

El resto de partidos de izquierda que durante años orbitaron alrededor del PT están mejor posicionados.

El PSB lidera las encuestas en dos capitales y puede llevar sus candidatos a segunda vuelta en otras cuatro y el Partido Democrático Laborista (PDT) es favorito en tres.

Hasta el minúsculo PSOL, fundado por disidentes del PT, aparece mejor en los sondeos, liderando en dos ciudades.

El PT parece condenado al destierro tanto en la región metropolitana de Sao Paulo, cuna del partido y su fortín durante años, como en el empobrecido nordeste, donde se atrincheró tras la llegada de Lula al poder.

De las seis ciudades de la región metropolitana de Sao Paulo que actualmente gobierna sólo tiene posibilidades de conservar Santo André, mientras que ya dio por perdida la alcaldía de Sao Bernardo do Campo, fortín de Lula y lugar de nacimiento del PT.

La derrota más importante, sin embargo, se prevé en Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil y cuya alcaldía es la joya de la corona del PT. Fernando Haddad, exministro de Educación de Lula y aspirante a la reelección, no está entre los tres primeros en las encuestas.

"El PT no desaparecerá, pero depende cada vez más del clientelismo: de Lula pidiendo votos como agradecimiento a su programa de lucha a la pobreza. El PT dejó de ser el partido hegemónico en la izquierda. Aunque PSB y PDT también perdieron sus fronteras programáticas de izquierda y se aliaron a partidos de derecha. Ya no hay hegemonía en la izquierda", opinó Alencar.

Según el diputado, el PSOL, un partido en formación y aún con pocas raíces, ya es visto como única alternativa al PT en el campo progresista y eso le permitirá conquistar la alcaldía en una decena de grandes y medianas ciudades. Hoy no gobierna ninguna.(EFE)

RÍO DE JANEIRO