Temas Especiales

28 de May de 2020

América

A juicio en Nueva York, familiares de Maduro

Los acusados son sobrinos de la senadora Cilia Flores, esposa del presidente de Venezuela, y se han declarado ‘no culpables'

A juicio en Nueva York, familiares de Maduro
Vista de la Corte Federal del Distrito Sur de Manhattan, donde de celebra el juicio.

Un jurado en Nueva York comenzó a evaluar la evidencia en contra de dos familiares del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusados de narcotráfico, mientras la defensa insistió en el primer día del juicio en socavar la credibilidad de los principales testigos y los "errores" de la DEA.

Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, sobrinos de la primera dama de Venezuela, la senadora Cilia Flores, se sentaron por primera vez en la misma sala de la corte federal para el distrito sur en Manhattan con el jurado que durante dos semanas evaluará la evidencia y deberá decidir por unanimidad su culpabilidad o inocencia.

LA ACUSACIÓN

Un juicio de dos semanas

La fiscalía sostiene que los primos confesaron a la DEA que participaron en la conspiración para mover droga, pero los abogados sostienen que fueron presionados. La defensa además aseguró al jurado que Campo Flores, de 30 años, y Flores de Freitas de 31, fueron dos "estúpidos" engañados por la DEA.

Durante la presentación de los argumentos, el fiscal Emil Bove dijo al jurado que los acusados, que se declararon no culpables, planificaban traer droga a Estados Unidos usando el hangar presidencial y que fueron grabados en secreto.

Los 800 kilos de cocaína que presuntamente enviarían a este país irían de Venezuela a Honduras y de allí a Estados Unidos, de acuerdo con la fiscalía.

"Ellos creían que eran los suficientemente poderosos en su país como para llevar la cocaína de un aeropuerto a otro", dijo Bove, que presentó el caso al jurado ante la presencia de su jefe, el fiscal federal de Manhattan Preet Bharara, que estuvo en la sala hasta que concluyeron los argumentos de la fiscalía.

En la sala estuvieron además la esposa y novia de Campo Flores y Flores de Freitas, respectivamente, a quienes el juez Paul Crotty permiti ó que tuvieran un reencuentro en la sala con sus familiares al terminar el primer día el juicio, que comenzó cerca de cumplirse el primer año de sus arrestos, el 10 de noviembre de 2015 en Haití.

Tras su detención por policías haitianos, ambos, acusados de conspirar para exportar a EE.UU. unos 800 kilos de cocaína, fueron desplazados a Nueva York en un avión de la DEA, lo que la defensa ha cuestionado alegando que fueron secuestrados y que se violaron los derechos de sus defendidos.