Temas Especiales

02 de Jun de 2020

América

Fidel Castro deja huella en literatura política contemporánea

Lector voraz de todo tipo de libros, Castro fue amigo íntimo del novelista colombiano Gabriel García Márque

El fallecido líder histórico de la Revolución Cubana, el ex presidente Fidel Castro, quien murió ayer viernes con 90 años de edad, dejó una marcada huella en la literatura política de la contemporaneidad.

Lector voraz de todo tipo de libros, Castro fue amigo íntimo del novelista colombiano Gabriel García Márquez, quien afirmó que los unía "una amistad intelectual. (...). Cuando estamos juntos, hablamos mucho sobre la literatura".

El desaparecido ex gobernante siempre se declaró un "periodista frustrado" y quizás por eso desde que abandonó el poder en julio de 2006, luego de una crisis de salud que lo puso al borde de la muerte, tuvo una sistemática presencia en los medios de la isla.

El ex mandatario se mantuvo políticamente activo desde el 29 de marzo de 2007, cuando publicó el primer artículo en lo que sería su columna "Reflexiones del compañero Fidel", que hoy suma más de 400 textos sobre temas de actualidad internacional o históricos.

En varias ocasiones, él mismo se definió como "un soldado de las ideas", como quedó ratificado con su relevo en la máxima jefatura del PCC que en abril de 2011, durante el VI Congreso, eligió al presidente Raúl, entonces de 80 años, como nuevo secretario general de la organización.

"Fidel es Fidel y no precisa de cargo alguno para ocupar por siempre un lugar cimero en la historia, en el presente y en el futuro de la nación cubana", aclaró entonces Raúl Castro.

"Mientras tenga fuerzas para hacerlo, y afortunadamente se encuentra en plenitud de su pensamiento político, desde su modesta condición de militante del partido y soldado de las ideas, continuará aportando a la lucha revolucionaria y a los propósitos más nobles de la Humanidad", afirmó el actual mandatario.

En la clausura de ese Congreso, un 19 de abril, Fidel Castro se reafirmó en el imaginario popular con el simbólico gesto final de levantar la mano de su hermano en señal de relevo político.

Desde entonces, Castro rara vez era visto o escuchado en público, una actitud que muchos achacaron al deseo de no empañar la actuación del actual presidente, quien impulsa un profundo programa de "actualización del modelo económico" de la isla. Fidel Castro hizo eventuales apariciones en el plenario de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral) aunque su más reciente salida pública ocurrió en abril último ante el VII Congreso del PCC.

Durante su retiro, el ex gobernante publicó varios libros, entre ellos "Cien horas con Fidel", también conocido como "Biografía dos voces", una larga entrevista autobiográfica con el periodista franco-español Ignacio Ramonet que vio la luz en 2006.

En noviembre de 2008 salió de las imprentas "La paz en Colombia", un texto en el que Castro reveló las interioridades de las negociaciones entre los diferentes gobiernos colombianos y la dirección de la Revolución Cubana, con o sin relaciones diplomáticas, para destrabar diálogos de paz, rescatar rehenes y hasta evitar matanzas.

Dos años después, en 2010, publicó "La victoria estratégica. Por todos los caminos de la Sierra", que narra la derrota en la Sierra Maestra, en el verano de 1958 y después de 74 días de incesante combate, de la ofensiva del ejército de la dictadura de Fulgencio Batista, que significó el viraje de la guerra.

Ese mismo año se editó también "La contraofensiva estratégica. De la Sierra Maestra a Santiago de Cuba", un texto que puede ser considerado como continuación del anterior y que recoge partes de guerra, órdenes militares y cartas inéditas, casi todos escritos en el mismo lugar de los hechos, además de fotografías y mapas.

En 2012 comenzó a circular "Guerrillero del tiempo" , otra larga entrevista autobiográfica, en dos tomos y más de mil páginas, con la periodista cubana Katiushka Blanco.

Hijo de un inmigrante gallego devenido terrateniente y de una campesina cubana, nacido en Birán, una población del oriente de la isla, Castro, quien dejó ocho hijos, es considerado como una de las figuras más prominentes del siglo XX.