Temas Especiales

14 de Apr de 2021

América

La UE y Cuba abren con acuerdo nueva era de relaciones

Hoy se rubricará en Bruselas el primer acuerdo bilateral entre la UE y la isla, tratado que cambia la restrictiva posición común impuesta en 1996

La UE y Cuba abren con acuerdo nueva era de relaciones
En 2009 Cuba, inicio cambios económicos atractivos para los inversores europeos

La Unión Europea (UE) y Cuba firmarán hoy el primer acuerdo bilateral de su historia, con el que el bloque comunitario pondrá fin a su restrictiva política hacia la isla en vigor desde 1996 y dará comienzo a una nueva era de relaciones.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, se desplazará a Bruselas para firmar el acuerdo de diálogo político y cooperación negociado con la Unión Europea y que supondrá el fin de la ‘posición común', la política restrictiva que Bruselas le impuso unilateralmente a la isla en 1996 a instancias del Gobierno español encabezado entonces por el conservador José María Aznar.

PUNTOS DEL ACUERDO

Está estructurado en tres capítulos, el primero impulsará el diálogo político.

El segundo versará sobre cooperación en políticas sectoriales, economía y ambiente.

Y el último sobre comercio y cooperación en aduanas.

En la firma participará también la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, quien ya rubricó el texto junto a Rodríguez en La Habana en marzo, al cierre de unas negociaciones que se iniciaron en abril de 2014.

Los ministros de Exteriores de los Veintiocho, presentes hoy en Bruselas para participar en un Consejo, estamparán igualmente su firma en el acuerdo dada la naturaleza ‘mixta' del mismo, es decir, por abarcar competencias no sólo de la UE sino también de los Estados miembros.

Este acuerdo con Cuba, el único país de América Latina con el que la UE no tenía un acuerdo bilateral, busca respaldar el ‘proceso de transición de la economía y la sociedad cubanas' y promover tanto el diálogo y la cooperación en favor del ‘desarrollo sostenible, la democracia y los derechos humanos', como acciones conjuntas en foros multilaterales, según Bruselas.

La UE quiere acompañar los cambios económicos y sociales que ha iniciado la isla, que en paralelo ha emprendido la normalización de sus relaciones con Estados Unidos tras más de 50 años de enfrentamiento, pese a que el bloqueo económico estadounidense sigue en pie y la elección de Donald Trump como próximo presidente arroja incertidumbre sobre el proceso.

Para sacar adelante el acuerdo ha sido necesario dar garantías a los países más reticentes, como Suecia o la República Checa, de que los derechos humanos seguirán siendo un asunto central en la nueva relación.

‘No se da un cheque en blanco a Cuba. Ya sin las restricciones de la posición común -que condicionaba las relaciones a la democratización y los derechos humanos en la isla-, se seguirá avanzando en la relación según los progresos en Cuba', indicaron fuentes diplomáticas, reconociendo que ‘las sanciones no conducían a nada'.