La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

América

Ayudante del fiscal Nisman pone en duda la pericia que apunta a su asesinato

El técnico informático apuntó a la falta de experiencia de esa fuerza de seguridad en este campo frente al primer informe realizado por el equipo forense

Nisman lo encontraron muerto el pasado 18 de enero en su apartamento en Buenos Aires, Argentina.

El técnico informático Diego Lagomarsino, quien colaboraba con el fiscal argentino Alberto Nisman, puso hoy en duda el peritaje realizado por la Gendarmería argentina en el que señalan que el funcionario fue golpeado, drogado y asesinado, y no se suicidó.

"Nosotros investigamos todo y encontramos muchas falencias en esto que dice la Gendarmería nacional", dijo Lagomarsino en declaraciones a la emisora radiofónica Delta.

El técnico informático apuntó a la falta de experiencia de esa fuerza de seguridad en este campo frente al primer informe realizado por el equipo forense, que apuntaba a la teoría del suicidio, y destacó que ambas pericias "son muy contrapuestas".

Hasta el momento, el colaborador de Nisman es el único sospechoso de la muerte del fiscal por ser el propietario del arma de la que salió el disparo que terminó con su vida hace casi tres años.

El procurador apareció muerto con un tiro en la cabeza en su domicilio del lujoso barrio porteño de Puerto Madero en enero de 2015, cuatro días después de acusar a la entonces presidenta, Cristina Fernández, de encubrir a terroristas iraníes a través de un acuerdo con Irán.

Los medios locales especulan sobre la posibilidad de que en las próximas horas el juez federal a cargo de la investigación, Julián Ercolini, procese a Lagomarsino, quien ya porta una tobillera electrónica para controlar sus movimientos, como "responsable o cómplice de la muerte y el asesinato" de Nisman.

Previamente, en una entrevista en el programa matutino de América TV Lagomarsino también apuntó hoy en contra de la investigación encargada por el fiscal Eduardo Taiano, en la que se estableció que dos personas golpearon, drogaron con ketamina y asesinaron a Nisman en su casa.

El documento señalaba además que una de las personas involucradas en el crimen manipuló el arma y la otra lo asistió y manipuló el cuerpo de la víctima, que horas después debía comparecer en el Congreso para detallar la denuncia contra Fernández.

Desde el principio las circunstancias en torno al fallecimiento de Nisman, calificado en un principio de "muerte dudosa", fueron un enigma, hasta que hace unos meses y para intentar avanzar con el caso, Taiano solicitó a la Gendarmería un informe recreando la escena del crimen y profundizar en los detalles de la muerte.

En base a ese informe la Justicia argentina determinó que el deceso de Nisman fue un homicidio y señaló como sospechoso al informático.

"Yo no creo que lo hayan matado, yo creo que fue un autodisparo pero no lo dice Diego desde un sentimiento (...), lo dice Diego a partir de las pruebas porque hay cosas que gendarmería no puede responder y que el cuerpo médico forense respondió bastante claro", agregó el informático.

En este sentido, el informático aseguró que su defensa puso "todos los elementos posibles para demostrar lo que ocurrió" desde el primer día y dijo estar "agotado" después de tres años "sin descanso" y tener "terror a que se cometa una injusticia" con él.

"No está buena la situación que estoy viviendo. Es una situación de mierda. Si vos te ponés a ver que un tipo que no tiene nada que ver y por querer hacer el bien se metió en este quilombo (lío) es feo", continuó, convencido de que si finalmente es detenido "se termina de romper".

Lagomarsino, que compartía una cuenta en el exterior con Nisman, afirmó hoy que durante siete años le dio el 50 % de su sueldo al fiscal como un "requerimiento" para poder trabajar con él.

El principal sospechoso del caso descarta además que exista algún tipo de complot para inculparlo y espera "que se resuelva" cuanto antes el caso.