28 de Sep de 2022

América

Justicia brasileña decidirá hoy futuro de ‘Lula' Da Silva

Líder en todos los sondeos de cara a los comicios para la presidencia, Lula espera la absolución o ratificación de su condena por presunta corrupción

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva enfrenta hoy un juicio clave para su futuro, aunque también para panorama político en Brasil.

Acusado por la justicia a nueve años de prisión por presunta corrupción pasiva y lavado de dinero, los tribunales tendrán que ratificar o absolver al dos veces presidente (2003 y 2010) del gigante sudamericano.

De acuerdo a EFE , Lula será juzgado por la octava sala del Tribunal Regional de la 4ª Región (TRF4) de Porto Alegre, compuesta por los magistrados Joao Pedro Gebran Neto, Leando Paulsen y Víctor Luiz dos Santos Laus.

En ese proceso, uno de los siete que Lula enfrenta ante la Justicia, el juez de primera instancia Sergio Moro dio por probado que la constructora OAS entregó al exmandatario un apartamento en el balneario paulista de Guarujá a cambio de ser favorecida en los contratos con la petrolera Petrobras.

El exmandatario, que de acuerdo con la mayoría de las encuestas se alzaría con la presidencia de Brasil si las elecciones fueron hoy, acusa a la justicia del país sudamericano de estar ‘politizada' y de ser esta una fórmula para sacarlo por la vía judicial de la contienda electoral.

Lula, que ha manifestado su intención de competir de nuevo por la presidencia, podría ser impedido de participar en las elecciones de octubre, de resultar condenado.

La legislación brasileña, además, establece que un condenado en segunda instancia no tiene derecho a libertad condicional, por lo que Lula podría ser encarcelado cuando agote los recursos judiciales para intentar revertir la posible condena.

Sobre este escenario, el actual presidente, Michel Temer, que se encuentra también, al igual que sus principales ministros, bajo investigaciones por corrupción, restó importancia al impacto que pueda tener el encarcelamiento de líder del Partido de los Trabajadores (PT).

‘Es algo natural. Lo único que significa es una cosa: que las instituciones brasileñas están funcionando, y funcionando con toda tranquilidad, lo que, naturalmente, le da mucha seguridad a quien quiera invertir en Brasil', afirmó el mandatario, según EFE .

Temer, que llegó al poder tras el proceso de destitución contra la expresidenta Dilma Rousseff por parte del Parlamento brasileño el pasado 31 de agosto de 2016, inició un proceso de reformar sociales y económicas, que han despertado el rechazo de importantes sectores de la población.

Las reformas laborales y del sistema de jubilaciones impulsadas por Temer son las que más conflicto han generado a un gobierno que mantiene un índice de desaprobación del 77%, de acuerdo con una encuesta de Ibope, publicada por la agencia Telam .

Con 72 años, Lula, se convirtió el pasado 12 de julio en el primer expresidente del país condenado penalmente desde el restablecimiento de la democracia (1985).

El líder del PT dijo estar ‘tranquilo' y prometió que ‘sea cuál sea el resultado' continuará su lucha.

Rousseff: la condena fortalecerá el Golpe

La expresidenta brasileña Dilma Rousseff advirtió de que una condena a su antecesor, Lula, consumaría ‘un golpe de Estado parlamentario' en el país.

‘Si Lula es condenado es porque quieren ir hasta el fondo del golpe de Estado, la primera fase fue mi destitución (en 2016). Todo esto ha sido por nuestra opción de una agenda contra lo neoliberal: por ir contra cambiar la ley del trabajo, de las pensiones, la venta de Petrobras, la privatización de los bancos públicos', dijo Rousseff en una entrevista al canal France 24 divulgada ayer. ( EFE )