La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

América

Cartes pone toda la carne en el asador por candidato colorado a la presidencia

En medio de un amplio desgaste de su gobierno, el mandatario paraguayo apuesta a reelegir su partido

Horacio Cartes, que llegó al gobierno en 2013, aspira a tomar un puesto en el Senado según la constitución.

El presidente paraguayo, Horacio Cartes, se ha convertido en uno de los principales apoyos del senador Mario Abdo Benítez en la carrera del legislador a la Presidencia, cuando antes representaban dos caras casi incompatibles dentro del gobernante Partido Colorado.

Son varias semanas las que Cartes lleva acompañando al senador en la gira que este realiza por los departamentos del país en busca de la cohesión de los colorados y lograr la victoria en las elecciones generales del 22 de abril.

De hecho, algunas voces critican a Cartes que está abandonando sus funciones ejecutivas por esta gira con el senador, que precederá a la apertura de la campaña electoral.

El senador tampoco ha estado exento de las puyas de algunos correligionarios, quienes señalan que debería distanciarse de Cartes para proyectarse como un candidato independiente y con un proyecto propio y distinto al del mandatario.

Claro que a nadie escapa que la unidad del Partido Colorado, el de mayor número de afiliados de Paraguay, es condición indispensable para presentarse a las elecciones con garantías de triunfo. Y menos a los colorados, fundidos ahora en el ‘abrazo' de dos políticos que llegaron a su máximo nivel de rivalidad en las elecciones internas del partido, el pasado diciembre.

Abdo Benítez concurrió a esas internas en pos de ser candidato a la Presidencia para los comicios de abril por Colorado Añetete, la corriente que lidera y que tiene a gala presentarse como la 'disidencia' de la formación.

Enfrente tuvo a Santiago Peña, exministro de Hacienda y candidato propuesto por Cartes por Honor Colorado, el movimiento que preside el mandatario.

Durante esa campaña, el senador se explayó con todo tipo de ataques a Cartes, a quien acusó de haber implantado un modelo de Gobierno alejado de la militancia colorada y fundamentado en un círculo de asesores que en su mayor parte proceden de las empresas del mandatario.

La última prueba, según el senador, fue que Cartes eligiera como precandidato en esas internas a Peña, que antes de las primarias se afilió al Partido Colorado tras una militancia en el Partido Liberal, el mayor de la oposición.

Ese cambio de siglas indignó a los ‘disidentes' y al propio senador, quien advirtió que Cartes buscaba seguir tras las bambalinas del poder con Peña como presidente. Sin embargo, el enfrentamiento entre Cartes y Abdo Benítez viene de antes, de cuando el segundo perdió las elecciones ante el diputado Pedro Alliana, el candidato del mandatario para presidir el Partido Colorado.

La brecha se profundizó el pasado año con el proyecto de cambiar la Constitución para habilitar un segundo mandato presidencial, propuesto por una parte del Partido Colorado para permitir la reelección de Cartes.

Abdo Benítez fue uno de los referentes del movimiento político y civil contra ese proyecto, que finalmente fue enterrado tras la ola de violencia que desencadenó.

Ahora todo es pasado y Abdo Benitez y Cartes componen la dupla estelar de los actos colorados previos a la campaña electoral, el primero aspirando a la Presidencia y el segundo al Senado.

Esa armonía se mantiene mientras que parte de los 'disidentes' exigen al senador un mayor desapego de Cartes para transmitir una idea de cambio a los electores y así captar a los votantes sin filiación colorada y en quienes puede estar la clave de la victoria o de la derrota el 22 de abril.

Otro de los obstáculos que contribuyen a que la imagen de Abdo Benítez se identifique con la de Cartes es la presencia en la lista al Senado en las elecciones de abril de Oscar González Daher, a quien la opinión pública ve como el símbolo de ‘la vieja política'.

Hombre del entorno de Cartes, González Daher fue despojado de su condición de senador en diciembre por un caso de corrupción y tráfico de influencias.

Quien está sacando partido de esa circunstancia es la oposición, encabezada por el candidato a la Presidencia del Partido Liberal, Efraín Alegre, para quien el mantenimiento de González Daher en la lista colorada al Senado es una muestra de la nula voluntad de cambio que plantea lo que ha llamado la ‘alianza Cartes-Abdo Benítez'.

JOSÉ MARÍA HERNÁNDEZ