La Estrella de Panamá
Panamá,25º

13 de Oct de 2019

América

Activistas acusan a EEUU de desalentar las peticiones de asilo de la caravana

Mientras, las autoridades afirmaron estar al tope en su capacidad de procesamiento y explicaron que, "a medida que haya espacio y recursos suficientes disponibles, los oficiales de CBP podrán llevar individuos adicionales al puerto para su procesamiento"

Donald Trump, presidente de los Estados Unidos.

Estados Unidos usa tácticas dilatorias para desalentar a los integrantes de la caravana de migrantes que esperan en la frontera de Tijuana (México) con San Diego (California) para presentar su petición de asilo político, denunciaron hoy defensores de los derechos de los inmigrantes.

"Es una estrategia de este gobierno para impedir que estos inmigrantes utilicen las vías legales y derechos que tienen para pedir asilo político, quieren que se arrepientan", dijo a Efe Enrique Morones, director del grupo Ángeles de la Frontera, quién sigue de cerca la situación de los integrantes de la caravana que se encuentran en Tijuana (México).

La reacción de los defensores de los inmigrantes arreció cuando, horas antes de que decenas de centroamericanos pasaran la pasada noche apostados frente a la entrada de la garita de San Ysidro, en San Diego, EE.UU. emitió un comunicado en el que se advertía que los solicitantes de asilo deberían esperar turno del lado mexicano.

"En este momento, hemos alcanzado la capacidad en el puerto de entrada de San Ysidro para que los oficiales de CBP (Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza) puedan procesar personas adicionales que viajen sin la documentación de entrada apropiada", advirtieron las autoridades.

Organizaciones como Clérigos y Laicos Apoyando una Justicia Económica (CLUE) se unieron a las denuncias sobre las tácticas dilatorias del Gobierno del presidente Donald Trump, que ha atacado en las últimas semanas a esta caravana, que comenzó con 1.500 integrantes, de los que unos 300 llegaron a Tijuana.

Teresa Borden, vocera de esta coalición de iglesias y defensores de los inmigrantes, puso en duda que las autoridades no estuvieran preparadas para el arribo de estos inmigrantes, que iniciaron hace semanas su camino desde Centroamérica.

"La Administración Trump siempre ha querido estigmatizarlos como criminales y desalentar a la comunidad inmigrante a pedir refugio. Es muy difícil creer que no tengan personal para manejar esto cuando el Gobierno ha estado diciendo que está reforzando su personal en las fronteras", insistió Borden.

Nicole Ramos, representante de la organización Al Otro Lado, aseguró que las instalaciones de San Ysidro, que fueron inauguradas hace poco más de un año, tienen capacidad para albergar alrededor de 300 personas.

Mientras, las autoridades afirmaron estar al tope en su capacidad de procesamiento y explicaron que, "a medida que haya espacio y recursos suficientes disponibles, los oficiales de CBP podrán llevar individuos adicionales al puerto para su procesamiento".

El abogado de inmigración Alex Galvez, que asesoró el domingo a estos inmigrantes en la frontera sobre cómo pedir asilo, explicó a Efe que EE.UU. ha cambiado además su estrategia para recibir a los inmigrantes y que el primer contacto de los extranjeros ya no es con un oficial de Inmigración sino con personal de seguridad.

"Hay muchos obstáculos para poder llegar al primer contacto con el oficial que procesa la petición", apuntó Galvez.

Morones sostuvo que otra de las estrategias es atemorizar a las madres "diciendo que las van a separar de sus hijos".

La abogada de inmigración y activista de San Diego Dulce García criticó a la Patrulla Fronteriza por no habilitar camas en los centros de detención cercanos a la frontera para albergar a quienes piden asilo mientras se les otorga una fecha de presentación de su caso.

"Pueden liberar a muchos de los que ya están de este lado, colocarlos un brazalete (electrónico), pero prefieren dejarlos para decir que están a máxima capacidad", advierte García.

Ralph DeSio, vocero de la Patrulla Fronteriza en el Sector de San Diego y que maneja los datos sobre el puerto de entrada de San Ysidro, dijo a Efe hoy que desconoce cuántos solicitantes de asilo podrán atender este lunes y que la advertencia emitida anoche sobre su limitada capacidad de procesamiento de peticiones sigue vigente.

En el comunicado, CBP indicó que deben "equilibrar" los recursos para atender tanto a los miles de visitantes que llegan a la frontera como aplicar las leyes migratorias de una manera "segura y ordenada".