La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

América

Reunión entre EE.UU. y Corea del Norte continúa en pie

Apenas un día después de que la Casa Blanca anunciara la cancelación de la cumbre con Corea del Norte, Trump deja abierta la posibilidad de que se realice la reunión

Trump canceló la reunión con su homólogo norcoreano, Kim Jong-Un, para el próximo 12 de junio.

Apenas un día después de que la Casa Blanca anunciara la cancelación de la cumbre con Corea del Norte y de que el Pentágono afirmara estar preparado para atacar este país en cualquier momento, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció ayer que el encuentro aún podría celebrarse en la fecha prevista.

‘Podría ser incluso el día 12... Tienen mucho interés en hacerla, nos gustaría hacerla. Veremos qué pasa', dijo Trump este viernes, instantes antes de partir rumbo a la Base Naval de Annapolis, donde participó en la ceremonia de graduación de la nueva promoción de marineros de la armada estadounidense.

El mandatario incluso llegó a revelar que, después de que Pyongyang emitiera ayer un comunicado conciliador, representantes de ambos Gobiernos vuelven a negociar ahora los detalles del posible encuentro, que en un principio se esperaba que tuviera lugar el 12 de junio en Singapur.

‘Estamos hablando con ellos ahora. Fue un comunicado muy amable el que sacaron. Veremos lo que ocurre', apuntó Trump al abandonar la Casa Blanca rumbo a la instalación militar ubicada en la costa del estado de Maryland.

Este inesperado cambio de actitud de un mandatario al que muchos consideran imprevisible se produce menos de 24 horas después de que la Casa Blanca informara, de manera abrupta, de la cancelación de la cumbre a través de una carta escrita por un Trump molesto con la ‘hostilidad' mostrada por el Gobierno norcoreano.

Después de haber mostrado su optimismo respecto a la posibilidad de que la cumbre finalmente llegue a celebrarse en la fecha inicialmente acordada, Trump no dejó pasar la oportunidad de alardear de músculo militar durante su discurso en Annapolis, en un mensaje que parecía tener un destinatario claro: Kim Jong-un. El presidente señaló, además, que los días de recortes presupuestarios en el Pentágono ‘se han acabado', lo cual, subrayó, ha permitido a EE.UU.. fortalecerse ‘últimamente'.