26 de Sep de 2022

América

Denuncian secuestros de manifestantes en Nicaragua

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos calificó a los capturados como ‘reos políticos', porque fueron detenidos sin cometer delito.

Dos manifestantes autoconvocados ‘claves' en las protestas contra el presidente Daniel Ortega en Nicaragua fueron capturados por la Policía Nacional, informaron sus familiares.

Javier Camina, quien animaba las protestas con su equipo de sonido, y el joven Norwin Gutiérrez Álvarez, encargado de dirigir el recorrido de las marchas para evitar situaciones violentas, fueron capturados en las últimas horas por agentes policiales, según los denunciantes, reporta la agencia Efe .

Fuerte presencia policial en Managua

El sureste de Managua se encuentraba ayer bajo una inusual y nutrida presencia policial, cuya movilización vigilaba una marcha en rechazo al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

Agentes antimotines y especializados en captura de delincuentes se hicieron presentes desde tempranas horas de la mañana en la zona, lo que fue interpretado como un ‘acto de intimidación' por los manifestantes autoconvocados.

Por su parte, los manifestantes exigen la libertad de los ‘presos políticos' y la renuncia del presidente nicaragüense, a quien acusan de la muerte de cientos de personas durante protestas pacíficas.

Las manifestaciones contra Ortega y su esposa, Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril.

En reacción al suceso, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) calificó a los capturados como ‘reos políticos', porque fueron detenidos sin cometer delito.

Organizaciones humanitarias de Nicaragua han identificado a por lo menos 309 ‘presos políticos', una cantidad que podría ser mayor si se suman los casos de la semana pasada y los cientos de personas desaparecidas desde el estallido social de abril pasado.

Por otro lado, la Iglesia católica de Nicaragua criticó ayer el ‘mesianismo triunfalista' del Gobierno de Ortega en medio de la crisis sociopolítica que atraviesa el país centroamericano.

‘En estos momentos difíciles, por lo que vivimos los nicaragüenses, asumimos la cruz del sufrimiento, no el mesianismo triunfalista, como muchos lo han querido plantear en Nicaragua', dijo el rector de la catedral metropolitana de Managua, Luis Herrera.

La crítica hacia el ‘mesianismo triunfalista' coincide con las actividades diarias con las que seguidores de Ortega celebran los discursos del presidente, quien sostiene que ha derrotado lo que denomina un ‘golpe de Estado', y que la sociedad civil de Nicaragua califica de insurrección cívica contra el mandatario nicaragüense.

La Iglesia se encuentra confrontada con la administración de Ortega desde julio pasado, cuando el Episcopado propuso al presidente adelantar para marzo de 2019 las elecciones de 2021, lo que ofendió al presidente, quien llamó ‘golpistas' a los obispos.

Dicho distanciamiento en un país de profundas creencias cristianas, recrudeció una crisis en la que han muerto de 322 a 481 personas, según organismos humanitarios, mientras que Ortega reconoce solo 198 fallecidos.