La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

América

EEUU dice que fusión de Consulado de Jerusalén no indica cambio de política

Con el cambio, tendrá que informar y dependerá de la Embajada del país ante Israel.

EEUU dice que fusión de Consulado de Jerusalén no indica cambio de política

El Gobierno de Estados Unidos afirmó hoy que la unión de su Consulado General de Jerusalén con la Embajada estadounidense ante Israel, que se hará efectiva el lunes, no supone un cambio en su política respecto a esta ciudad y otros asuntos de "estatus final".

La fusión "no indica un cambio en la política de EE.UU. sobre Jerusalén, Cisjordania o la franja de Gaza. Como el presidente (Donald Trump) ha declarado, Estados Unidos continúa no adoptando una postura sobre asuntos de estatus final, incluidos los límites o fronteras", dijo el portavoz del Departamento de Estado, Robert Palladino, en un comunicado.

En ese sentido, precisó que "los límites específicos de la soberanía israelí en Jerusalén están sujetos a negociaciones de estatus final entre las partes. La Administración sigue completamente comprometida con los esfuerzos para lograr una paz duradera y global que ofrezca un futuro brillante a Israel y los palestinos".

Hasta ahora, el consulado, que era el principal canal de comunicación entre el Gobierno estadounidense y el liderazgo palestino y hacía de "embajada" de EE.UU. para los palestinos, daba cuenta de sus actividades directamente al Departamento de Estado.

Con el cambio, tendrá que informar y dependerá de la Embajada del país ante Israel.

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) calificó este domingo la unión del consulado y la embajada de "asalto político a los derechos e identidad de los palestinos".

En el comunicado, el Departamento de Estado explicó que esta decisión fue motivada por los esfuerzos globales de Estados Unidos "para aumentar la eficiencia y la efectividad" de sus movimientos diplomáticos y operaciones.

El pasado 18 de octubre, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, anuncio que ambas misiones se unirían en una única.

Palladino subrayó hoy que "habrá una continuidad completa en la actividad diplomática de EE.UU. y los servicios consulares durante y después de la fusión".

"Seguiremos llevando a cabo todas las funciones diplomáticas y consulares desarrolladas previamente por la Embajada de EE.UU. en Jerusalén", aseguró el portavoz.

Asimismo, "nos embarcaremos también en una amplia gama de informes, divulgación y programación en Cisjordania y la franja de Gaza, así como con los palestinos en Jerusalén, a través de la Unidad de Asuntos Palestinos de la Embajada de EE.UU., que operará desde nuestra localización histórica en la carretera de Acron, en Jerusalén", agregó Palladino.

El estatus de Jerusalén, ocupada por Israel en la Guerra de los Seis Días de 1967 y anexionada en 1980 contra la posición de la comunidad internacional, es reclamada por los palestinos como capital de un futuro Estado.

Sin embargo, Trump reconoció la Ciudad Santa como capital israelí a finales de 2017, una decisión que se materializó con el traslado de la embajada en mayo pasado, lo que fue seguido por Guatemala.

Este paso supuso una ruptura del consenso internacional de no establecer embajadas en Jerusalén hasta que no hubiera una solución al conflicto entre israelíes y palestinos, una postura compartida por la Unión Europea.

Las negociaciones de paz entre las autoridades palestinas e israelíes están suspendidas desde 2014, y tras el reconocimiento de Trump de Jerusalén como capital israelí, el liderazgo palestino rechaza a EE.UU. como único mediador viable, y apuesta para que la vuelta a las conversaciones sea impulsando un mecanismo colectivo.