La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

América

Costa Rica detiene en Paso Canoas a sacerdote denunciado de abuso sexual a menor

El sacerdote ha quedado a las órdenes de las autoridades judiciales, a la espera de que soliciten o no medidas cautelares.

Sacerdote.

Las autoridades de Costa Rica detuvieron este jueves al sacerdote costarricense Jorge Morales Salazar, acusado de abuso sexual a menor, cuando pretendía salir del país hacia Panamá.

La Dirección General de Migración informó que la detención ocurrió en el puesto fronterizo de Paso Canoas, en donde al realizar el control migratorio respectivo, el sistema mostró una alerta de la Interpol por el delito de abuso sexual contra menor de edad.

El sacerdote ha quedado a las órdenes de las autoridades judiciales, a la espera de que soliciten o no medidas cautelares. Morales fue denunciado por el joven Fabián Arguedas, quien días atrás relató al Semanario Universidad que fue abusado por el sacerdote desde 2009 hasta 2011, entre sus 17 años y 19 años de edad.

La Fiscalía de Género tiene abierta una causa por delitos sexuales al sacerdote y había emitido una alerta migratoria en caso de que Morales intentara salir del país, aunque no se trataba de una orden de captura.

Arguedas asegura que interpuso una denuncia canónica en 2011 y que la semana pasada presentó una ante la Fiscalía. Por su parte, el portavoz de la Curia Metropolitana de Costa Rica, Jason Granados, declaró este jueves a los medios de comunicación que la denuncia canónica se interpuso en 2013 cuando Arguedas era mayor de edad y que el proceso se llevó a cabo "a cabalidad". Granados explicó que el caso fue enviado al Vaticano y aclaró que en la actualidad el sacerdote "no es cura párroco, no tiene oficios parroquiales y se le limitó el ejercicio del ministerio sacerdotal a celebrar misas en un monasterio de monjas contemplativas".

El portavoz aseguró que la Curia "no tenía conocimiento de la salida de Morales Salazar del país" y adelantó que por ello se le aplicará una "amonestación". Este es el tercer caso reciente de sacerdotes que enfrentan una denuncia penal en Costa Rica por delitos sexuales contra menores de edad. Los otros son Mauricio Víquez, acusado por violación, y Manuel Guevara Fonseca, por el delito de abuso sexual. Víquez, quien además tiene en su contra 9 denuncias canónicas por delitos sexuales contra menores, salió del país el pasado 7 de enero y se desconoce su paradero.

En los últimos meses han surgido testimonios contra otros sacerdotes, pero son casos de hace muchos años que ya están prescritos en la justicia penal. En Costa Rica los casos de delitos sexuales prescriben diez años después de que la víctima haya cumplido 18 años de edad. Por esta oleada de casos la Iglesia

Católica costarricense enfrenta una crisis que la ha llevado a pedir perdón en dos ocasiones durante el 2019 por los delitos sexuales cometidos por sacerdotes y a prometer una mejor atención de las víctimas. Las víctimas han señalado a la Iglesia y sus líderes por encubrir los casos, entre ellos al arzobispo de San José, José Rafael Quirós. "Pedimos perdón por estos crímenes que han dañado gravemente a los más pequeños del rebaño del señor.

Sin querer juzgar el pasado, admitimos humildemente que no siempre se ha dado la atención debida a estos delitos, ni su lugar a las víctimas de los mismos y sus familias", indica el comunicado del 15 de marzo firmado por los obispos de Costa Rica.