La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

América

Ola ultraconservadora en América ataca con fuerza derechos de las mujeres

El tema del aborto se ha llegado a transformar "en moneda de cambio en los procesos de estabilización de gobiernos de nuestra región o de disputas electorales"

Cientos de personas participan este viernes en la Conferencia de Mujeres de la Confederación Sindical de las Américas en la Ciudad de Panamá, Panamá.Carlos Lemos | EFE

La "ola ultraconservadora" que recorre América ataca con especial fuerza a las mujeres y sus conquistas sociales, alertaron líderes sindicales del continente, que plantearon este viernes la urgencia de poner a la mujer en el centro de la agenda regional sindical para enfrentar la situación.

El secretario general de la Confederación Sindical de las Américas (CSA), el brasileño Rafael Freire, dijo a Efe en el marco de la conferencia continental del organismo que "el centro del ataque conservador son las mujeres" a través de la manipulación de los temas de la igualdad de género y el aborto.

Se trata de "una forma de retroceder a un patriarcado, a un machismo muy fuerte", frente a lo cual los sindicatos tienen que sacar músculo articulando a los diferentes movimientos feministas y liderándolos, explicó el dirigente sindical.

Freire explicó que los ultraconservadores utilizan el tema de "ideología de género no solamente para atacar los derechos de las mujeres" en asuntos como la igualdad salarial, sino para "impedir que en la enseñanza básica de las escuelas se incluya la igualdad y equidad de género".

"Y el segundo tema que está en el centro de esta oleada conservadora es el de los derechos sexuales y reproductivos, entonces, cualquier asunto involucra el tema del aborto", afirmó Freire.

El tema del aborto se ha llegado a transformar "en moneda de cambio en los procesos de estabilización de gobiernos de nuestra región o de disputas electorales", como lo han demostrado procesos políticos recientes en Colombia, Argentina y Brasil, solo con el fin de "penalizar la libertad que la mujer tiene sobre su cuerpo", dijo Freire.

En ese contexto, añadió el dirigente, la Conferencia de Mujeres de la CSA que comenzó este viernes en la capital de Panamá puede aportar para combatir "este retroceso ultraconservador, poniendo en el centro de la agenda sindical a la mujer".

Para ello, "tenemos una idea muy clara de provechar nuestra estructura para bajar todo lo más posible al terreno, a la gente, al pueblo, y hacer alianzas con otros movimiento de mujeres, feministas. Nuestra lucha, esta conferencia, tiene sentido cuando la mujer en su lugar de trabajo, en su casa, sienta y vea que hay una estructura sindical continental que la defiende", añadió.

La CSA fue fundada en el 2008 y aglutina a 48 organizaciones nacionales de 21 países que representan a 55 millones de trabajadores, según datos de la organización.

Esta confederación americana celebra desde este viernes y durante tres días en la capital panameña la segunda Conferencia de Mujeres Sindicalistas, con la presencia de unos dos centenares de lideresas sindicales de más de 20 países.

La agenda de discusión abarca los temas del desarrollo sostenible desde el punto de vista de las mujeres; la autonomía de las mujeres; el futuro del trabajo; la revolución 4.0, y la protección contra la violencia y el acoso en el mundo laboral.

La presidenta del Comité de la Mujer Trabajadora de la CSA, la dominicana Eulogia Familia, dijo a Efe que la seguridad social, la violencia y el acceso al trabajo son los tres asuntos más urgentes a resolver para que la mujer "tenga el camino abierto hacia el progreso".

En materia de seguridad social, precisó "necesitamos no solo protección a la maternidad si no que se incluya la cuestión del cuidado de los hijos, de los ancianos, de los discapacitados, que no se conviertan en una carga para la mujer sino que el hombre también asuma una responsabilidad" en esos asuntos.

"Eso es lo primero porque nos abre el camino a una mejor participación y menos discriminación", resaltó Familia.

En segundo lugar "la erradicación de la violencia no solo en el trabajo sino también la violencia social, porque esta impacta en el trabajo y en el hogar", y en tercer lugar "el acceso al empleo, que hombres y mujeres estén en condiciones de igualdad total", añadió la dirigente sindical.