Panamá,25º

15 de Dec de 2019

América

Se agrava la crisis política y social en Ecuador

Tras una semana de protestas, la violencia se ha intensificado. El presidente Lenín Moreno trasladó la sede de gobierno a Guayaquil y acusa a Maduro y a Correa de un intento de golpe de Estado

Manifestantes indígenas protestan contra las medidas económicas del presidente Moreno.EFE

La crisis en Ecuador ha provocado que Quito ya no sea una ciudad segura para el gobierno presidido por Lenín Moreno. Las protestas han ido en aumento y la policía ha tenido que hacer uso de la fuerza para frenar a los manifestantes. Moreno se ha trasladado a Guayaquil junto con su gabinete completo.

“He trasladado la sede de Gobierno a esta querida ciudad (Guayaquil), de acuerdo a las atribuciones constitucionales que me competen”, dijo Moreno en un mensaje televisivo, en el que apareció acompañado del mando militar.

Las medidas económicas propuestas por Moreno (eliminar los subsidios a los combustibles) han sido la gota que ha colmado el vaso, provocando que grupos indígenas salgan a la calle a protestar.

El presidente Moreno ha acusado al presidente venezolano Nicolás Maduro y al expresidente ecuatoriano Rafael Correa de estar detrás de la desestabilización en el país suramericano.

“El sátrapa de Maduro ha activado junto con Correa su plan. Son estos corruptos quienes están detrás de este intento de golpe de Estado”, señaló.

Matías Zibell, analista de la BBC en Ecuador, afirma que en otras ocasiones en las que hubo protestas similares y el Ejecutivo se quedó en Quito, el presidente cayó. “Esto pudiese estar en la mente de Moreno en el momento de decidir el traslado de su Gobierno”.

“Ninguno de los sectores que están enfrentados piensa ceder. El presidente ha manifestado que no va a dar marcha atrás, y los grupos de protesta dicen que no van a parar hasta que derogue el decreto de hace una semana. Los colegios y universidades están parados, al igual que las carreteras”, expone Zibell.

El jueves pasado, Moreno declaró el estado de excepción en todo el país en respuesta a las manifestaciones que habían empezado el martes.