10 de Ago de 2022

América

'Impeachment' en EEUU: tres claves sobre el posible juicio contra Trump

Pese a haber sorteado los fantasmas de una destitución tras la 'trama rusa', la aparición de un nuevo escándalo de 'presiones' a Ucrania para afectar a sus rivales políticos, vuelven a colocar dudas sobre las aspiraciones reeleccionistas del actual inquilino de la Casa Blanca

Impeachment_en_EEUU__tres_claves_sobre_el_posible_juicio_contra_Trump-0 (1)
El mandatario estadounidense asegura que las acusaciones son una “caza de brujas” en su contra.EFE

Esta semana arrancaron las audiencias públicas en la Cámara Baja del Congreso de los EEUU, esta vez sobre la “trama ucraniana”, la nueva polémica en la que se ha visto envuelto el presidente Donald Trump en momentos que aumenta la expectación sobre si este caso puede abrir un “impeachment” al mandatario. Esto, sin que aún se pueda sacudir las suspicacias de la supuesta colusión con Moscú durante las elecciones presidenciales de 2016.

A menos de un año de los comicios de 2020 Trump ha visto cada vez más complicada sus aspiraciones reeleccionistas, especialmente ante los fracasos en política exterior como el infructuoso intento de derrocar al Gobierno venezolano, la derrota en Siria o las fallidas negociaciones con Corea del Norte. Lo mismo en el terreno doméstico ante la incapacidad de echar adelante la construcción del Muro con México.

La apertura de un juicio político en una año preelectoral pondría en jaque su continuidad en la Casa Blanca.

Si bien aún el “impeachment” no está abierto, las audiencias preliminares que se realizan serán cruciales para el destino del político del más importante referente de la extrema derecha dentro y fuera de los EEUU.

En La Estrella de Panamá hacemos un recuento de algunas claves para entender el proceso que se le sigue a Trump.

Acusaciones

Trump es señalado de presionar al presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, para encontrar datos que pudieran perjudicar a Joe Biden, precandidato demócrata a la presidencia y uno de los principales rivales del mandatario en las próximas elecciones.

Las exigencias de información incluirían a Hunter Biden, hijo del demócrata y que trabajó con una compañía ucraniana cuando su padre fue vicepresidente de Barack Obama (2009-2017).

Solicitar algún tipo de ayuda a personas o entidades extranjeras para incidir en un proceso electoral es un delito de acuerdo a la norma estadounidense.

Testigos vinculados al proceso señalan cómo Trump “condicionó” el envió de ayuda militar al Gobierno ucraniano -valorada en 400 millones de dólares- a cambio de que Kiev investigara a Biden y su entorno.

A eso se suma los señalamientos del embajador interino de EEUU en Ucrania, Bill Taylor, que afirmó en la audiencia del miércoles que Trump “priorizó sus intereses” en las relaciones con el país europeo por encima de la política exterior de Washington.

En un tono parecido, la exembajadora en Ucrania Marie Yovanovitch, que compareció el viernes ante el Congreso sobre el caso, denunció supuestas amenazas de Trump.

La Casa Blanca publicó ayer las transcripción de una llamada entre Zelensky y Trump realizada el pasado 21 de abril, aunque en esta no hay ningún registro relevantes a la investigación.

Desde el Partido Demócrata calificaron como “soborno”, la supuesta actuación del mandatario.

Trump responde

El presidente niega todas las acusaciones en su contra, asegura que no ha violado la ley e insiste que su relación con su homólogo ucraniano es “perfecta”.

Pese a afirmar que estaba “demasiado ocupado” para estar pendiente del caso, el mandatario ha aumentado su actividad en su cuenta de Twitter fustigando al Partido Demócrata y desacreditando la investigación que califica como “la mayor estafa en la historia de la política de EEUU”.

“Veo que están utilizando abogados que son abogados de televisión, los han sacado de la televisión. No me sorprende, porque (el presidente del Comité de Inteligencia, el demócrata Adam) Schiff no puede redactar sus propias preguntas”, dijo Trump sobre las audiencia han que tenido una importante cobertura mediática en el país.

“No podemos permitir que esto ocurra (...). Es todo muy simple: (los demócratas) están intentado pararme porque estoy luchando por ustedes. Y nunca permitiré que eso suceda”, respondió Trump este miércoles a sus simpatizantes casi en clave electoral y reafirmando los argumentos ya dichos sobre las investigaciones, que son una “caza de brujas”.

En la misma sintonía está el Partido Republicano que tildó las audiencias y el intento de enjuiciar a Trump como un “circo” preparado por los demócratas.

Un largo proceso

La figura del “impeachment” está recogida en la Constitución estadounidense y faculta a la Cámara de Representantes para llevar juicios políticos contra funcionarios civiles .

Cualquier miembro de la Cámara Baja puede presentar una petición de destitución basado en alguna acusación de sobornos, traición y otros crímenes graves.

Presentada la denuncia, las comisiones del Congreso deben investigar si hay elementos para enjuiciar a Trump. De considerar sólidas las acusaciones, la Cámara debe votar sobre uno o varios de los cargos del que se le señalan. Se necesita una mayoría simple entre los congresistas para dar luz verde al juicio.

Aprobado en la Cámara Baja se inicia una segunda fase. En esta, el Senado asume funciones de jurado, mientras que algunos miembros de la Cámara de Representantes fungen de fiscales; el presidente de la Corte Suprema de Justicia presidirá el proceso, al tiempo que Trump tendría el derecho de designar abogados para su defensa.

Para que este sea declarado culpable, su destitución debe contar con al menos dos tercios de los votos en el Senado, hoy con mayoría republicana. De cumplirse ese supuesto el vicepresidente, Mike Pence, asumiría la presidencia en lo que resta del mandato.

En la historia de los Estados Unidos tan solo dos presidente han enfrentado un proceso de “impeachment”: Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1999. En ambos casos no se alcanzó la mayoría de votos para sacarlos del cargo.

Apoyo para investigación de juicio político de Trump