24 de Feb de 2020

América

Corea del Norte suspende el diálogo nuclear y Trump responde con calma

El régimen de Kim Jong-un ya había amenazado con retirar el tema del desarme atómico de la mesa de negociaciones antes de final de año

Captura de video en la que aparecen el presidente de EE.UU., Donald Trump (i), y el líder norcoreano, Kim Jong-un.
Captura de video en la que aparecen el presidente de EE.UU., Donald Trump (i), y el líder norcoreano, Kim Jong-un.Ritchie B. Tongo | EFE

Corea del Norte anunció hoy que su país ha retirado la desnuclearización de la agenda de negociaciones con Washington, una decisión que amenaza con dinamitar el diálogo, pero a la que el presidente de EE.UU., Donald Trump, respondió con sorprendente calma.

En un comunicado, el embajador norcoreano ante Naciones Unidas, Kim Song, dejó clara la frustración de Pionyang con las negociaciones, estancadas desde hace meses, y consideró que Washington está usando el diálogo para avanzar en su "agenda política doméstica" y, por tanto, no es "nada más que un truco para ganar tiempo".

"No necesitamos tener extensas conversaciones con EE.UU. ahora, y la desnuclearización ya se ha quitado de la mesa negociadora", afirmó el diplomático norcoreano.

El régimen de Kim Jong-un ya había amenazado con retirar el tema del desarme atómico de la mesa de negociaciones antes de final de año si no veía concesiones por parte de Washington e, incluso, había asegurado que, si no había progresos, tendría que tomar "un nuevo camino".

La tensión, además, se había acrecentado en las últimas semanas con intercambios verbales más duros que recordaban a los del verano de 2017, cuando Pionyang acabó lanzando unos misiles intercontinentales capaces supuestamente de alcanzar cualquier punto en la geografía estadounidense.

Esta semana, Trump volvió a llamar burlonamente a Kim "hombre cohete"; a lo que Pionyang respondió diciendo que volver a esos insultos suponía la "vuelta a las chocheces de un viejo chocho".

LA ESTRATEGIA DE TRUMP: CALMA Y ELOGIOS

No obstante, ante el anuncio de Corea del Norte, Trump respondió este sábado con una sorprendente calma y recurrió a la estrategia que ya ha usado en otras ocasiones ante las provocaciones de Pionyang: elogios para Kim y restar importancia al anuncio de su embajador ante la ONU con la esperanza de que sea solo retórica.

"Me sorprendería mucho si Corea del Norte actúa de manera agresiva, tengo muy buena relación con Kim Jong-un. Creo que los dos queremos que siga de esa manera. Él sabe que tengo una elección pronto y no creo que quiera interferir con algo así", dijo Trump en declaraciones a la prensa en la Casa Blanca.

"Él (Kim) es alguien a quien he llegado a conocer muy bien en los últimos tres años, así que veremos qué pasa", añadió el mandatario que, sin embargo, reconoció que existe "hostilidad".

Preguntado por Efe, el Departamento de Estado no respondió a preguntas sobre el futuro de la política de Washington hacia Pionyang o el estado de las negociaciones.

ENFADO DE PIONYANG CON LAS "MASCOTAS" DE EE.UU.

Más allá de la frustración con Washington, Corea del Norte también dejó este sábado claro su malestar por un comunicado conjunto que emitieron el miércoles pasado Reino Unido, Francia, Alemania, Bélgica, Polonia y Estonia para condenar la prueba de misiles que Corea del Norte realizó el pasado 28 de noviembre.

"Todos estos seis miembros de la Unión Europea (UE) están causando muchos problemas para desempeñar el papel de perros mascota de EE.UU. en los últimos meses, uno no puede dejar de preguntarse qué obtendrán a cambio de ganarse el favor de EE.UU.", criticó Song, el embajador norcoreano en la ONU.

En un tono combativo, el diplomático también pidió que no armen "tanto escándalo mientras interfieren impertinentemente en los asuntos de los demás".

Esas seis naciones europeas condenaron esta semana que el régimen norcoreano hubiera usado un lanzacohetes múltiple de gran tamaño desde las cercanías del municipio costero de Yeonpo, en la provincia de Hamgyong del Sur (vertiente oriental del país), en lo que supone el decimotercer ensayo de armas realizado este año.

Pionyang ha usado este tipo de pruebas militares para presionar a la Administración estadounidense y forzarla a aceptar nuevas condiciones en el diálogo sobre desarme.

EE.UU. y Corea del Norte iniciaron en 2018 un proceso de negociación que ha desembocado en dos cumbres entre Trump y Kim: la primera en junio de 2018 en Singapur y la segunda en febrero de este año en Hanói, que se cerró sin acuerdo sobre el proceso de desnuclearización.

En Hanói, las negociaciones se estancaron y apenas han avanzado desde entonces.

Ambas partes celebraron una reunión de trabajo a principio de octubre en Estocolmo, pero el encuentro se cerró con los norcoreanos acusando a Washington de no ofrecer nada nuevo y de mantener activa una "política hostil" contra ellos.