Temas Especiales

14 de Aug de 2020

América

Procuraduría pide prohibir cultivo de caña en Amazonía avalado por Bolsonaro

La medida se instauró con base en estudios científicos que señalan posibles daños ambientales irreversibles causados por el cultivo de caña de azúcar

Seis claves para entender el Pantanal brasileño
Amazonia brasileña.Archivo | La Estrella de Panamá

La Procuraduría General de Brasil instauró una demanda civil que busca revocar el decreto mediante el cual el presidente Jair Bolsonaro autorizó el cultivo de caña de azúcar en la Amazonía, una medida que podría causar daños ambientales irreversibles en el mayor ecosistema del mundo.

La medida se instauró con base en estudios científicos que señalan "posibles daños ambientales irreversibles causados por el cultivo de caña de azúcar en la Amazonía, en la biodiversidad y sus servicios, con impactos en el suministro de agua y la agricultura en varias regiones del país", informó la Procuraduría en un comunicado este lunes.

De acuerdo con el ente acusador, los estudios fueron publicados por la revista "Science", la publicación de mayor impacto científico en el mundo.

La demanda instaurada solicita a la Justicia Federal revocar la decisión de Bolsonaro y ordenar que no se emita un nuevo decreto sobre el tema hasta que se demuestre, mediante estudios científicos, que la medida no compromete el medioambiente.

La petición también busca impedir que las exportaciones brasileñas de caña de azúcar se vean afectadas por el decreto, ya que algunas "medidas proteccionistas de los países importadores" se basan "en garantías ambientales".

Brasil es el mayor productor de caña de azúcar del mundo, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

"Un impacto negativo en el sector tiene el potencial de perjudicar toda la economía del país", señaló la Procuraduría en la argumentación de la acción.

Desde su candidatura a la Presidencia, Bolsonaro, líder de la ultraderecha brasileña, ha manifestado su interés en "explotar" la Amazonía para "impulsar el desarrollo" en esa región del país.

A comienzos de noviembre, Bolsonaro anuló un decreto aprobado en 2009 por el entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva, que prohibía la siembra de caña de azúcar en las áreas que todavía preservan su vegetación nativa en Brasil, como la Amazonía y el Pantanal.

La legislación de entonces también restringía el cultivo de la caña de azúcar en tierras indígenas y áreas de protección ambiental para evitar que la producción de etanol fomentara la deforestación.

La Amazonía ocupa unos cinco millones de kilómetros cuadrados en Brasil, mientras que el Pantanal, que se extiende por los estados de Mato Grosso y Mato Grosso do Sul, es uno de los humedales de mayor extensión en América.