Temas Especiales

07 de Aug de 2020

América

Registran inmuebles de exasesores del hijo de Bolsonaro por un caso de corrupción

La Fiscalía brasileña registró este miércoles diversos inmuebles de varios exasesores del senador Flávio Bolsonaro, hijo del presidente del país, Jair Bolsonaro, en un caso por blanqueo de capitales y desvío de fondos públicos

Flavio Bolsonaro, senador e hijo del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.
Flavio Bolsonaro, senador e hijo del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.EFE

La Fiscalía brasileña registró este miércoles diversos inmuebles de varios exasesores del senador Flávio Bolsonaro, hijo del presidente del país, Jair Bolsonaro, en un caso por blanqueo de capitales y desvío de fondos públicos.

La operación del Ministerio Público se produce como consecuencia de una investigación contra el hijo mayor del mandatario y decenas de antiguos de sus colaboradores en su etapa como diputado regional de Río de Janeiro.

Entre los objetivos del operativo figuran parientes de Ana Cristina Valle, exesposa del gobernante Jair Bolsonaro, que el próximo 1 de enero cumplirá un año en el poder y no es investigado en este caso.

Las autoridades iniciaron las pesquisas después de detectar movimientos bancarios sospechosos en las cuentas de Flávio Bolsonaro, elegido senador el año pasado, y en las de 74 exasesores de su gabinete en la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro.

Una de las figuras claves en este caso es Fabricio Queiroz, exjefe de seguridad de Flávio y por cuya cuenta bancaria pasaron 1,2 millones de reales (hoy unos 300.000 dólares) en el periodo de un año, cifra que contrasta con sus ingresos mensuales, que en aquella época no superaban los 20.000 reales (casi 5.000 dólares).

Según las autoridades, el hijo de Bolsonaro, con la ayuda de Queiroz, habría contratado funcionarios "fantasmas" para su gabinete con dinero público, que después se habrían repartido.

Todas esas informaciones sospechosas las obtuvo el Ministerio Público de oficio, a partir de informes elaborados por órganos públicos de control fiscal.

La Fiscalía también ha registrado hoy direcciones de Queiroz y de algunos de sus familiares, en la ciudad de Río de Janeiro y en Resende, localidad situada en el sur del estado fluminense.

La legitimidad de la investigación contra el hoy senador Flavio Bolsonaro y sus exasesores llegó a ser analizada por la Corte Suprema, la máxima instancia judicial del país.

En julio pasado, el presidente del Supremo, José Antonio Dias Toffoli, determinó, de manera cautelar, el cese de todas las investigaciones abiertas sobre la base de datos bancarios o fiscales sospechosos obtenidos sin previa autorización judicial.

Esa decisión suspendió temporalmente las pesquisas contra el hijo del mandatario brasileño y sus exasesores, entre muchas otras.

Sin embargo, el mes pasado, el caso fue analizado en el pleno del tribunal, donde por una amplia mayoría, ocho votos contra tres, se autorizó el uso de estos datos suministrados por entes oficiales para investigaciones de corrupción y sin la necesidad de autorización judicial previa.

Por otro lado, la Fiscalía de Río también investiga si el concejal carioca Carlos Bolsonaro, otro de los hijos de Jair Bolsonaro, contrató empleados "fantasma" en su gabinete de la Cámara Municipal de esa ciudad.