Temas Especiales

13 de Jul de 2020

América

Jaque al mate argentino, el Covid-19 pone en cuarentena un hábito histórico

El Gobierno argentino creó un comité de infectología para tratar de detener el avance del coronavirus

Mate
Una mujer fue registrada este viernes al tomar mate, en Buenos Aires (Argentina).Ignacio Roncoroni | EFE

El mate, una de las bebidas nacionales de Argentina, que suele tomarse en grupo en el que todos comparten un mismo recipiente, comienza a estar bajo la lupa ante la pandemia de coronavirus por el riesgo de contagio que puede suponer.

El Gobierno argentino creó un comité de infectología para tratar de detener el avance del virus, y Eduardo López, uno de sus integrantes, comunicó la decisión de "alentar fuertemente el distanciamiento social, como evitar el beso en la mejilla o el saludo de manos o disminuir la socialización del mate", una postura que defienden varios expertos.

El epidemiólogo Pablo Bonvehí expresó a Efe su concordancia con esta recomendación consciente de que es "algo que culturalmente está muy incorporado en la personas".

"Esto es una cuestión cultural de muchos años y que tiene que ver con aspectos sociales, el reunirse el estudiar, el trabajar y el compartir la bebida es algo muy incorporado, por lo tanto no es fácil de revertir", destacó, aunque se mostró firme en su indicación: "creo que en este momento el compartir el mate debe ser suspendido transitoriamente".

SE PUEDE CONSUMIR, PERO RECOMIENDAN NO COMPARTIR

Destacó que, si bien no hay evidencias de que a través de compartir esta infusión entre personas se transmita el virus, "es altamente probable que esto ocurra", ya que se sabe "que el virus está en las secreciones respiratorias, la saliva forma parte de ellas y es posible que partículas virales se encuentren en la saliva al compartir el mate".

El principal problema no radica en el consumo, sino en la parte comunitaria, donde la "bombilla" (nombre que recibe el tubo de metal por el que se bebe) rota de boca en boca entre todos los participantes.

"No es que no se pueda tomar mate, es el tema de compartirlo. Habría que buscar formas novedosas de tomar mate en grupos pero sin compartir los utensilios básicamente la bombilla que es lo que potencialmente podría transmitirlo", agregó.

Reinventar la forma de tomar mate es una tarea tanto para los consumidores como para la industria que comercializa estos productos, entre los que ya existen bombillas desechables, aunque según el vendedor Leandro Mejide, "no son usadas, aquí en Argentina cada uno tiene su mate y su bombilla".

UNO DE LOS FAVORITOS DE LOS TURISTAS

Mejide tiene un comercio de productos de mate en el turístico barrio de San Telmo, donde esta bebida es un atractivo para todos los visitantes y, si bien afirma que por ahora "las ventas no han bajado", si prevé que pueda hacerlo en "un par de días", aunque lo que si cambió es su relación con los potenciales clientes.

"Hasta hace una semana o hace 10 días, en mi negocio a todo turista que quería probar mate le daba, pero ahora estamos tomando algunas medidas", destacó, y explicó que ni él ofrece su bebida ni "tampoco ellos aceptan, es recíproco".

Más allá de lo comercial considera que "no es aconsejable compartir el mate", aunque reconoce que a él le costaría dejar de hacerlo.

"En casa sí compartimos el mate, eso no lo podemos dejar. Es una costumbre, no sería fácil no compartir el mate, porque por las mañanas creo que en la mayoría de las casas" ocurre así, valoró.

ESTRECHAR EL CÍRCULO, OTRA TENDENCIA

Otros casos no contemplan dejar de compartir esta bebida, como el vecino de Buenos Aires Jonathan Videla, aunque sí estrechar el círculo.

"No le tengo miedo, pero si tengo precauciones y lo del mate es con los íntimos, no es que me acerco a cualquier lugar y me pongo a tomar mate", afirmó mientras toma un mate con una amiga en el parque Lezama de Buenos Aires, donde los días soleados mucha gente se reúne a beber mate y conversar.

Si tuviera que dejar de hacerlo afirma que no tendría problema, y que conseguiría sus utensilios personales "y cada uno con su mate y compartiéndolo igual, no hay que tener miedo", valoró.

El ministro de Salud, Fernán Quirós, afirmó este jueves que "luego de una pandemia" todo el mundo tiene que cambiar la forma en que se comporta en lo cotidiano: "la forma de saludar, el compartir el mate, son todos cambios que necesariamente tenemos que hacer".

Si bien todavía es temprano para saber si el coronavirus cambiará una costumbre tan arraigada, son muchos los expertos que recomiendan que al menos de manera provisoria el mate deje de pasar de boca en boca.