Temas Especiales

24 de Jan de 2021

América

Piden la excarcelación de un rapero en Cuba para salvar la vida de huelguistas

Un tribunal de La Habana consideró culpable de "desacato" al rapero aficionado Denis Solís por haber insultado a un policía que irrumpió en su casa, en un incidente que también fue difundido en video

Rosa María Paya
Rosa María Paya, activista política por los derechos humanos y la libertad en Cuba.EFE

La Fundación para la Democracia Panamericana pidió este martes a la comunidad internacional que interceda en la liberación en Cuba del joven rapero Denis Solís, un paso previo para "salvar la vida" de quienes están en huelga de hambre en La Habana como protesta por la detención.

El llamado de la fundación que dirige la opositora Rosa María Payá se dirige, entre otros, al "Servicio de Acción Exterior de la Unión Europea (quienes se encuentran en pleno proceso de diálogo con el Gobierno cubano), a los ministros de la Unión y al Parlamento Europeo", como se detalla en un comunicado.

"Las autoridades que hay en Cuba, pueden enviar a Denis Solís a su casa ahora con un cambio de medida. Así pueden evitar la muerte de los jóvenes artistas, mientras se aclara la situación legal de Denis, cuya encarcelación ha estado marcada por obvias faltas al debido proceso", señaló Payá.

Un tribunal de La Habana consideró culpable de "desacato" al rapero aficionado Denis Solís por haber insultado a un policía que irrumpió en su casa, en un incidente que también fue difundido en video.

Poco después, un grupo de personas vinculadas al Movimiento San Isidro -una de las principales organizaciones opositoras al Gobierno cubano creada por opositores del ámbito del arte y la cultura- se recluyeron de manera voluntaria en una vivienda del histórico barrio de la Habana Vieja en la capital.

Dos de ellos son el artista Luis Manuel Otero Alcántara y el músico Maykel Castillo, quienes iniciaron la tarde del miércoles pasado una huelga de hambre y sed.

"La encarcelación de Denis Solís es incompatible con la vida de Luis Manuel y de Maykel. Es una cuestión humanitaria básica", señaló la dirigente de la fundación, cuyo llamado se dirige también a la Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas Michelle Bachelet, a los Gobiernos de las Américas y al Papa Francisco.

La fundación destaca que la decisión de Alcántara y Castillo de comenzar una huelga de hambre y sed "es expresión de la situación extrema que están viviendo" y alertó que la salud de ambos se deteriora "galopantemente".

"Las trazas de sangre en su orina advierten inminentes complicaciones renales. Los médicos alertan que el fallo multiorgánico podría sobrevenir en cualquier momento", detalló.

"Dejar morir a estos jóvenes cubanos es un crimen horrendo de la dictadura que solo pueden evitar las acciones de la comunidad internacional y las Iglesias", señaló Payá.

La nota reseña que desde el pasado 16 de noviembre un cerco policial rodea la vivienda de San Isidro, en la que hay "artistas, académicos, activistas, periodistas, cuentapropistas, científicos".

El cerco ha impedido el paso de representantes diplomáticos y que representantes de la Iglesia Católica "puedan ofrecerles la asistencia religiosa previamente solicitada", y que familiares y allegados de los huelguistas puedan entregarles suministros.

"Sin embargo, en la madrugada del cuarto día de huelga, un agresor a quien la policía política envió y permitió el paso, asaltó a martillazos la puerta de la casita de San Isidro y le rompió una botella en la cabeza al artista plástico Luis Manuel Otero", denuncia el comunicado.