Temas Especiales

26 de Jan de 2021

América

Maduro vende como un plebiscito las legislativas, a cinco días de las elecciones

El planteamiento se trata de un "reto" propuesto por algunos de los dirigentes opositores que participarán en las votaciones 

Nicolás Maduro
El presidente venezolano Nicolás Maduro acompañado de la primera dama Cilia Flores en un acto de campaña, hoy en CaracasEFE

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, planteó este martes como un plebiscito las elecciones legislativas que el país celebrará el domingo, al asegurar que él dejará la Presidencia si el oficialismo pierde estas votaciones en las que no participarán los líderes tradicionales de la oposición.

Aparte del planteamiento presidencial, la jornada estuvo marcada por la continuidad de la intensa campaña oficialista, mientras que el Consejo Nacional Electoral (CNE) aceleró los procedimientos al supervisar el despliegue de miles de agentes de seguridad que prestarán apoyo durante las votaciones.

El plebiscito 

"Al pueblo se lo digo, dejo mi destino en sus manos, si vuelve a ganar la oposición, yo me voy de la Presidencia; si la oposición gana las elecciones, yo no me quedaré más aquí, dejo mi destino en manos del pueblo de Venezuela", dijo Maduro en un acto de campaña, en Caracas.

El planteamiento, explicó, se trata de un "reto" propuesto por algunos de los dirigentes opositores que participarán en las votaciones, como el excandidato presidencial Javier Bertucci y el secretario de Acción Democrática (AD), Bernabé Gutiérrez, quien se quedó a cargo de ese partido por decisión judicial.

"Ellos están diciendo que el próximo domingo es un plebiscito (...) a toda la oposición le digo (que) acepto el reto, el domingo que viene, acepto el reto, vamos a ver quién gana. Si ganamos nosotros, vamos para adelante", expresó.

Aunque los líderes tradicionales del antichavismo no se presentarán en estos comicios, algunas de las formaciones opositoras más grandes sí participarán ya que las directivas de esos partidos fueron intervenidas y sustituidas por militantes que habían sido expulsados por, supuestamente, mantener acuerdos en secreto con el Ejecutivo.

350,000 policías 

Más de 350.000 policías fueron desplegados en todo el país para el resguardo de los comicios, entre ellos más de 250.000 son miembros de la Guardia (GNB, policía militarizada), un cuerpo usado generalmente para la contención de protestas violentas, y los 100.000 restantes pertenecen a otros grupos policiales.

La presidenta del CNE, Indira Alfonzo, dijo durante el despliegue, conocido en Venezuela como "Plan República", que estos efectivos van a "cumplir una función trascendental, ser garantes de la paz" en esta contienda que no es vista como democrática por la Unión Europea (UE) ni por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Además de las tradicionales labores de resguardar los equipos e instalaciones electorales, explicó Alfonzo, los policías tendrán la función de "velar por el cumplimiento de las medidas y protocolos de bioseguridad" para evitar contagios por la covid-19, que hasta ahora ha dejado cerca de 900 muertes en el país caribeño.

"Es más que un despliegue logístico. Se trata de un contingente humano que permite la seguridad y la tranquilidad para que los venezolanos y las venezolanas ejerzan su derecho al voto", prosiguió.

Los policías, indicó luego, serán desplegados en los 14.221 centros de votación dispuestos a lo largo del país, un procedimiento que comienza este miércoles y que se irá extendiendo hasta el viernes cuando todas las instituciones educativas que funcionarán como puntos electorales ya estarán controladas por estos agentes.

Invitación abierta 

En otro acto del CNE, el Gobierno y las autoridades electorales invitaron al cuerpo diplomático acreditado en el país a observar las elecciones, en las que no participará la oposición liderada por el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por unos 50 países.

"Están invitados a disfrutar de una jornada electoral exitosa este domingo y de la alegría de un pueblo que en democracia puede triunfar y seguir avanzando", dijo el canciller venezolano, Jorge Arreaza, durante un encuentro con representantes diplomáticos.

El ministro de Exteriores, que se encontraba en compañía de Alfonzo, expresó su deseo de que los embajadores en Caracas se acerquen a las calles para que vean de primera mano la jornada de votación.

La presidenta del CNE dijo a los diplomáticos que para la institución es "importante" que participen como observadores, si bien, aseguró, el proceso contará con 1.500 observadores nacionales y 200 internacionales.

"Todas y cada una de las condiciones están establecidas", dijo la presidenta de la institución al señalar que el sistema de votación es auditable en todas las etapas.

La UE no reconocerá estos comicios al considerar que no están dadas las condiciones para que sea un proceso democrático, luego de no lograr convencer al Ejecutivo venezolano de postergar las votaciones unos seis meses para aceptar participar como observadores internacionales.