Temas Especiales

14 de May de 2021

América

Biden aumentará los permisos de entrada para refugiados, pero reconoce que no se lograrán los 62.500 prometidos

Una cifra que ya prometió en campaña electoral, pero ha asegurado que el nuevo Gobierno de Estados Unidos está trabajando "para reparar el daño de los últimos cuatro años"

El presidente de Estados Unidos, Joe BidenArchivo | EFE

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha anunciado este lunes que pretende aumentar a 62.500 los permisos de entrada para refugiados para este año fiscal, aunque reconoce que "la triste verdad" es que no se logrará, después de la polémica que se suscitó hace unas semanas cuando anunció que no aumentaría la marca de 15.000 establecida por la anterior Administración de Donald Trump.

En un comunicado lanzado por la Casa Blanca, Biden ha recalcado que los 15.000 permisos establecidos por su antecesor "no reflejaban los valores de Estados Unidos como una nación que da la bienvenida y apoya a los refugiados", por lo que aumentará hasta los 62.500 el límite para este año fiscal, con vistas, ha dicho, a alcanzar "la meta" de 125.000 en los dos próximos años.

Sin embargo, reconoce que "la triste verdad" es que no se logrará esos 62.500 permisos para este año fiscal, una cifra que ya prometió en campaña electoral, pero ha asegurado que el nuevo Gobierno de Estados Unidos está trabajando "para reparar el daño de los últimos cuatro años".

"Tomará algún tiempo, pero ese trabajo ya está en marcha. Hemos reabierto el programa a nuevos refugiados y al cambiar las asignaciones regionales el mes pasado, ya hemos aumentado el número de refugiados listos para partir a Estados Unidos", ha dicho el presidente Biden.

"Es importante tomar esta medida hoy para eliminar cualquier duda que persista en las mentes de los refugiados de todo el mundo que han sufrido tanto y que esperan ansiosamente el comienzo de sus nuevas vidas", ha enfatizado Biden.

El presidente Biden ha querido destacar que el presupuesto que ha presentado al Congreso muestra su "compromiso" con el objetivo de lograr 125.000 permisos de entrada durante su primer año fiscal al frente del país, pero "seguirá siendo difícil de alcanzar".

Pese a que él mismo ha admitido que las promesas lanzadas en un primer momento "serán muy difíciles" de cumplir, ha espetado que el Programa de Admisión de Refugiados de Estados Unidos "encarna el compromiso del país de proteger a los más vulnerables y ser un faro de libertad y refugio para el mundo".

A mediados del pasado mes de abril, la decisión de mantener los 15.000 permisos para refugiados que fijo el expresidente Trump, una de las cifras más bajas de los últimos años, generó las críticas de varios sectores del Partido Demócrata, lo que acabó provocando que la Administración Biden reculase.

La Casa Blanca explicó en un primer momento que la decisión vino motivada por la actual crisis migratoria en la frontera sur, una "situación de emergencia imprevista" que ya habría colapsado los servicios y las oficinas federales encargadas de tramitar las peticiones de asilo.