29 de Nov de 2021

América

El presidente uzbeko busca la reelección sin rastro de la oposición

Los cinco partidos -Mirziyóyev lidera el Partido Liberal Democrático- son los mismos que han presentado candidatos a las presidenciales desde 2009

Los cinco partidos -Mirziyóyev lidera el Partido Liberal Democrático- son los mismos que han presentado candidatos a las presidenciales desde 2009.
Los cinco partidos -Mirziyóyev lidera el Partido Liberal Democrático- son los mismos que han presentado candidatos a las presidenciales desde 2009.EFE

El presidente de Uzbekistán, Shavkat Mirziyóyev, buscará mañana, domingo, su primera reelección desde que asumiera el cargo en 2016 tras la repentina muerte del fundador del Estado, Islam Karímov, en unos comicios presidenciales sin candidatos opositores de entidad.

Mirziyóyev, de 64 años, ha cimentado su popularidad en la apertura económica y tímidas reformas liberales, como es el caso de la lucha contra la explotación infantil en la recogida del algodón uzbeko, apreciado en todo el mundo.

El actual presidente, que fue primer ministro con Karímov de 2003 a 2016, no tiene rival entre los otros cuatro aspirantes registrados por la Comisión Electoral Central (CEC) de la república centroasiática.

SIN CANDIDATOS OPOSITORES

Se trata de Bajrom Abdujalímov del partido socialdemócrata "Adolat" (Justicia); Alisher Kadírov, del Partido Democrático Milly Tiklanish, y Narzullo Oblumoradov, del Partido Ecológico.

Además, por primera vez en la historia de Uzbekistán, un mujer se postula a la jefatura del Estado: Maksuda Varísova, del Partido Popular Democrático.

Los cinco partidos -Mirziyóyev lidera el Partido Liberal Democrático- son los mismos que han presentado candidatos a las presidenciales desde 2009.

Y es que, según la legislación nacional, sólo pueden presentar sus candidaturas aquellos políticos cuyos partidos hayan sido registrados por las autoridades.

Pese a las promesas de reforma política que el presidente hizo tras llegar al poder, ninguna de las tres formaciones opositoras ha sido legalizada: el Partido Democrático Erk, Verdad y Desarrollo, y el Interés del Pueblo.

CRÍTICAS DE DERECHOS HUMANOS

En vísperas de los comicios, la organización Human Rights Watch emitió un informe en el que criticó "la involución" en materia de reforma política y defensa de los derechos humanos.

"Las autoridades podían haber demostrado un compromiso sincero con unas reformas genuinas permitiendo la participación en las elecciones de candidatos que no comparten la opinión del Gobierno, pero no lo hicieron", comentó Hugh Williamson, director de HRW para Europa y Asia Central.

Recordó que dos candidatos de Erk y Verdad y Progreso intentaron registrarse desde principios de año, pero recibieron un no por respuesta, al tiempo que Taskent tampoco cumplió con sus compromisos en materia de libertad de expresión y reunión.

HRW también critica el hecho de que tanto los partidos como los medios de comunicación y los activistas hayan sido objeto de presiones durante la campaña, y denunció las torturas en los centros de reclusión.

La nueva ley que contempla desde marzo la responsabilidad penal por ultrajar al presidente en internet permitió condenar a varios bloqueros que supuestamente pidieron el boicot de los comicios, difamaron a las autoridades o defendieron a las minorías sexuales.

"Los dirigentes del país deben impedir una ulterior involución. Al contrario, deben dar pasos urgentes para reforzar los derechos humanos en Uzbekistán", insistió Williamson.

MEJORÍA DE RELACIONES CON RUSIA Y VECINOS

Mirziyóyev, que ha mejorado notablemente las relaciones con sus vecinos y con Rusia, al contrario que su antecesor en el cargo, está muy interesado en atraer inversión exterior.

El objetivo es atraer hasta 70.000 millones de dólares en inversiones extranjeras en el próximo lustro con el fin de incrementar el pib en 1,6 veces y renovar la obsoleta infraestructura del país, pero la deuda externa asciende ya a 36.000 millones de dólares.

Las elecciones serán supervisadas por los observadores de la Oficina de la OSCE sobre Instituciones Democráticas y Derechos Humanos (ODIHR), a cuyo jefe de misión Mirziyóyev recibió en vísperas de los comicios.

Se espera que el presidente reciba el apoyo de la mayoría de emigrantes que trabajan en el exterior, en su mayoría en Rusia, ya que durante la campaña se opuso a fiscalizar las remesas que envían a sus familias.

Según informó la CEC, más de 21,25 millones de uzbekos son llamados a las urnas.