03 de Dic de 2021

América

Escalada de violencia contra indígenas en Brasil prende las alarmas de AI

La organización recordó que el Estado brasileño tiene la obligación de garantizar la protección de los pueblos indígenas y debe actuar para contener la ola de violencia que se está registrando en sus territorios y organizaciones

Indígenas
Indígenas BrasilEFE

La organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI) expresó este jueves su preocupación por la escalada de violencia y persecución que vienen sufriendo varias comunidades indígenas en Brasil en noviembre.

Sólo en las primeras dos semanas del mes se han registrado asesinatos, amenazas y persecuciones de líderes indígenas, y hasta hostigamientos de la Policía contra habitantes de una reserva del fronterizo estado de Amazonas.

En un comunicado, la organización señaló que entre el 1 y el 16 de noviembre fueron asesinados dos indígenas de la etnia Yanomami; la Policía Militarizada de Roraima utilizó fuerza excesiva contra indígenas de la comunidad Tabatinga del estado de Amazonas y la etnia Guaraní Kaiowá, en Mato Grosso do Sul, fue víctima de ataques e incendios.

Asimismo condenó la serie de persecuciones que están viviendo las líderes indígenas Alessandra Munduruku, Txai Suruí y Glicéria Tupinambá tras su regreso de la COP26, donde denunciaron los abusos y las desigualdades que viven los pueblos originarios en Brasil.

De acuerdo con la ONG, los ataques a los pueblos indígenas son "alimentados" por una política contra el medio ambiente y los derechos humanos, donde los poderes públicos "culpan, criminalizan y persiguen" a los defensores de derechos humanos y a las comunidades que se organizan en defensa de sus territorios.

"Las violaciones de los derechos de los pueblos indígenas, aunque históricas y sistemáticas, se han agravado como resultado de las acciones y omisiones del Estado brasileño en el cumplimiento de su función constitucional de garantizar los derechos", indicó AI en un comunicado.

La organización recordó que el Estado brasileño tiene la obligación de garantizar la protección de los pueblos indígenas y debe actuar para contener la ola de violencia que se está registrando en sus territorios y organizaciones.

"Amnistía Internacional Brasil estará atento a cualquier indicio de que las fuerzas policiales hagan un uso excesivo de la fuerza en territorios indígenas, y a cualquier violación a los derechos humanos perpetrada por agentes públicos o privados contra comunidades y líderes indígenas", puntualizó la organización.