Temas Especiales

27 de Ene de 2022

América

Presentan en Perú un proyecto de ley para despenalizar el aborto por violación

Un estudio realizado en julio de este año por la encuestadora Ipsos reveló que el 53 % de los peruanos cree que el aborto debería permitirse en todas (15 %) o ciertas circunstancias (39 %)

Hemiciclo parlamentario del Congreso de Perú en Lima
Hemiciclo parlamentario del Congreso de Perú en LimaEFE

La congresista izquierdista Ruth Luque presentó este viernes ante el Congreso un proyecto de ley para despenalizar el aborto por violación sexual en Perú, en donde la interrupción voluntaria del embarazo solo es legal en caso de riesgo para la salud o la vida de la mujer.

"Queremos legislar para las mujeres, para garantizar y cuidar sus cuerpos, y para que decidan (...) y ojalá que más adelante podamos hablar de un aborto libre y seguro", declaró a la prensa Luque, del partido Juntos por el Perú ante las puertas del Congreso, rodeada de pañuelos verdes y representantes de organizaciones feministas.

Según detalló, esta iniciativa legislativa fue suscrita por 22 parlamentarios de la izquierda y del centro del espectro político, pues a la propuesta de Juntos por el Perú se adhirieron congresistas de Acción Popular, Perú Libre, Alianza para el Progreso y Partido Morado.

En concreto, el proyecto propone modificar el artículo 119 del Código Penal para que el aborto por violación sea considerado una interrupción no punible del embarazo, igual que el aborto terapéutico, que es legal en Perú desde 1924 solo para casos en que la salud o la vida de la madre esté en riesgo y el embarazo no supere las 22 semanas.

La última iniciativa legislativa de este tipo se presentó en 2016 y buscaba despenalizar el aborto no solo en casos de embarazo a consecuencia de violación sexual, sino también de inseminación artificial o transferencia óvulos no consentidos, pero la propuesta resultó archivada y ni siquiera llegó a ser debatida en ningún pleno.

CUESTIÓN DE DERECHOS HUMANOS

En la presentación del proyecto de ley, que se dio de forma simbólica en el Día de los Derechos Humanos, intervinieron otras congresistas y voceras de varios colectivos defensores de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, entre ellos Promsex, Católicas por el Derecho a Decidir y Flora Tristán.

Todas ellas saludaron la propuesta legislativa y reafirmaron su compromiso con acabar con el "atentado contra la dignidad" que supone el hecho de restringir el derecho de la mujer a decidir sobre su vida.

"Es una iniciativa histórica para las mujeres. Es tiempo de hacerlo ya", indicó Liz Meléndez, directora ejecutiva de Flora Tristán, quien recordó que "una violación está entendida por los estándares de los derechos humanos como una forma de tortura, y obligar a las mujeres y niñas a continuar con un embarazo forzado producto de este crimen es una forma de extender ese sufrimiento".

Meléndez mencionó las cifras "realmente espeluznantes" que demuestran la urgencia de aprobar esa medida en un país que en 2020 registró 24 partos en criaturas menores de 10 años y 1.155 en niñas menores de 14, y en lo que va de 2021 ya ha reportado 7 partos en menores de 10 y 1.135 en menores de 14.

"Todos los casos de partos de menores de 14 años son producto de violación sexual según nuestra legislación", señaló Meléndez, quien agregó que, de no cambiarse la norma relativa al aborto, el Estado peruano continuará siendo "cómplice de una grave violación a los derechos humanos".

¿QUÉ PIENSAN LOS PERUANOS?

Un estudio realizado en julio de este año por la encuestadora Ipsos reveló que el 53 % de los peruanos cree que el aborto debería permitirse en todas (15 %) o ciertas circunstancias (39 %).

En efecto, otro informe realizado por Datum indicó ya en 2018 que el 64 % de la población estaba a favor de despenalizarlo por violación sexual.

En el afán de reabrir el debate, la organización feminista Promsex presentó la víspera el libro "La Constitucionalidad del aborto por violación: Una causa pendiente".

En la publicación, se insiste en que la despenalización del aborto supone, en último término, que "el Estado les devuelva a las mujeres uno de sus derechos fundamentales básicos: su derecho a decidir, conforme a su personal proyecto de vida, ser madres o no en las circunstancias anotadas".

"Esa capacidad de decidir no existe en la medida de que, aún con penalidades simbólicas, el aborto en estos casos es una conducta proscrita que convierte a las mujeres en delincuentes", sentencia.