Temas Especiales

28 de Ene de 2023

América

Maxwell Frost: la cara de una nueva generación

La Cámara de Representantes de los Estados Unidos tendrá en uno de sus asientos al joven que con tan solo 25 años planea ser la piedra angular para un cambio fundamental para el país

El demócrata Maxwell Frost, en una fotografía de archivo. EFE/Giorgio Viera
El demócrata Maxwell Frost, en una fotografía de archivo.Giorgio Viera | EFE

En los últimos cinco años, las voces de la nueva generación se han hecho escuchar en los Estados Unidos: posturas como el antirracismo, cero tolerancia a la violencia armada y el derecho a la autonomía corporal de las mujeres son las causas que han llevado a los jóvenes a las calles. La movilización de activistas con edades entre los 18 y 25 años va en crecimiento en la nación norteamericana y de manera similar dicen presente en las estructuras políticas formales.

Este es el caso de Maxwell Alejandro Frost, el joven afrocubano de 25 años que acaba de ganar un puesto en la Cámara de Representantes por parte del Distrito 10, en el Estado de Florida, derrotando al candidato del partido republicano, Calvin Wimblish con una diferencia de 19.5% en votos.

Frost, quien es el primer candidato de la Generación Z en obtener un asiento dentro del Congreso de Estados Unidos, parece ser el primer avance para crear una generación de cambio dentro de la escena política del país, que como demuestra el proceso electoral de medio mandato de este año, está dominada por el partido republicano.

Un activista dedicado

Debido a diferentes sucesos que tocaron su vida, desde muy joven Maxwell se vio involucrado en movimientos que promueven la regulación de las armas de fuego en los Estados Unidos. A los 15 años empezó a militar en asociaciones como ‘Unión Estadounidense por las Libertades Civiles’ y ‘Marcha por Nuestras Vidas’ donde se desempeña como Director organizacional nacional.

Desde el día uno ha dejado claro que dentro de sus propuestas para el Congreso está dialogar en pro al requerimiento de verificación de antecedentes antes de la compra de cualquier tipo de armas, la prohibición de revistas que tengan como contenido armas de asalto y municiones alta capacidad y luchar para acabar la corrupción, así como desmantelar el National Rifle Association (NRA).

Maxwell propone abolir la industria de la enfermedad, trabajar para evitar que las casas farmacéuticas jueguen con los precios de los medicamentos creando con la implementación de un precio general mediante negociaciones y expandir para que pueda cubrir la salud bucal y mental así como las áreas de oftalmología y otorrinolaringología.

El medio ambiente también cobra relevancia entre las políticas propuestas por el congresista. Seguir reglamentos como el Green New Deal y el Thrive Act es fundamental, también asegurarse que las comunidades estadounidenses tengan acceso a servicios como agua potable, comida y aire limpio. La rendición de cuentas de corporaciones en cuanto a la contaminación también figura entre de las propuestas más contundentes de Frost.

“La violencia armada es una incidencia cotidiana, la Corte Suprema nos ha despojado del derecho al aborto y viviendas asequibles en tiempos de crisis. Necesitamos líderes audaces que luchen por un cambio transformacional”, expresó el líder afrocubano en su cuenta oficial de Twitter.

Dentro de sus proposiciones también da importancia a tópicos como el alojamiento y el transporte público y sin dejar de lado la justicia e impunidad. Frost se compromete a abolir la pena de muerte y desmilitarizar la policía de Estados Unidos.

Legalizar el trabajo sexual y la marihuana recreativa también se encuentra dentro de su agenda, temas que para Maxwell contribuyen a la encarcelación masiva. Finalmente, promete regresar a todos los ciudadanos, incluyendo a aquellos en prisiones, el derecho al voto.

Sus raíces

El congresista de raíces caribeñas nació el 17 de enero de 1997. Sus padres biológicos son de Puerto Rico y Haití, sin embargo, fue adoptado por Maritza Argibay, una cubana dedicada a la educación especial que emigró a los Estados Unidos en la década de los 60, en Los Vuelos de la Libertad junto a sus padres, Pepe y Yeya.

Tanto su familia biológica como la adoptiva pasaron por momentos de discriminación y abuso sistemático debido a su condición de emigrantes racializados en los Estados Unidos.

Por un lado, su madre de nacimiento, a quien Maxwell describe como una “víctima del sistema envuelta en circunstancias difíciles”, se vio envuelta en un ciclo de adicción a sustancias ilícitas, crimen y violencia mientras estaba embarazada por lo que decidió darlo en adopción. Su familia adoptiva tampoco lo tuvo fácil, su abuela pasó por situaciones de explotación laboral al trabajar hasta 70 horas a la semana en condiciones indignas de trabajo para sostener a su familia.

Además de sus propias vivencias mientras crecía, fueron las experiencias de sus allegados más cercanos las que dejaron una marca en la vida de Frost, y que consolidaron los primeros cimientos dentro de su interés en temas de justicia social. “De joven experimenté la violencia policial y cómo mi comunidad se devastaba por las armas de fuego”, comentó el congresista al hablar sobre su historia personal.

El candidato obtuvo una mención del actual Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, al enterarse de su victoria en el Distrito 10 de Florida. Frost expresó que Biden no solo lo felicitaba a él, también a los demás jóvenes que probaron ser la fuerza motriz del cambio y el progreso en la nación anglosajona.