Temas Especiales

07 de Feb de 2023

América

Zicarelli: ‘no descarto la posibilidad de que Cristina sea candidata a algo’

La reciente condena por corrupción de la vicepresidente de Argentina, Cristina Fernández, ha dejado un escenario político incierto. ¿Está garantizada la victoria de la oposición argentina?

La vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner
La vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de KirchnerEFE

“No voy a someter a la fuerza política que me dio el honor de ser dos veces presidente y una vez vicepresidente a que la maltraten en periodo electoral”, con estas palabras la vicepresidente de Argentina, Cristina Fernández, anunció que no aspiraría a un cargo de elección popular en las elecciones de 2023, tras confirmarse la sentencia de seis años de prisión en su contra e inhabilitación permanente para ejercer cargos públicos, por el delito de administración fraudulenta, durante los 12 años que gobernaron ella y su difunto marido, el expresidente Néstor Kirchner.

Una sentencia que representa un “golpe terrible”, para el ‘Frente de Todos’, coalición política de la que forma parte Fernández, considera el analista político José Stoute.

Stoute dijo a La Estrella de Panamá que este hecho genera un “debilitamiento” de las posibilidades que tiene el oficialismo argentino de aspirar a las elecciones de 2023.

“No cabe duda de que esto fortalece a la oposición”, señaló, puesto que Fernández es una figura que tiene gran popularidad en una parte del electorado.

El especialista Richard Morales agregó que “el impacto inmediato (de la condena) es debilitar la fracción de Cristina a lo interno del gobierno, en cuanto a la pugna que actualmente tiene con el presidente Alberto Fernández”.

Posturas que no son compartidas por el analista político argentino, Álvaro Zicarelli, quien señaló a este medio, que la carrera política de la actual vicepresidente no se ha acabado. “Cristina nunca ha sido muy amiga de la verdad”, mencionó. “Me cuesta creer que lo que ayer dijo fuera su decisión final y no un comentario motivado por la emoción del momento... no descarto la posibilidad de que Cristina sea candidata a algo el año que viene”, explicó.

Aunque la condena de la vicepresidente la inhabilita políticamente, posee fueros que le impiden ser arrestada hasta finales de 2023, cuando concluye su mandato, algo que le permite presentarse a las elecciones el próximo año.

A esto hay que sumarle una posible apelación del fallo de la corte, que podría demorar todo el proceso.

“Yo nunca doy por muerto políticamente a nadie, Cristina era una muerta política en 2015 y fue electa senadora nacional y vicepresidente de la nación”, señaló, añadiendo que el peronismo ya ha pasado por “golpes fuertes” en el pasado y ha sabido resurgir.

Para Zicarelli, la noticia de la condena ha sido tomada por de la población argentina como un “sabor a poco”, puesto que se ha visto opacada por la inmunidad que posee la funcionaria.

Algo que no desluce el “hecho inédito” de que el peronismo está viviendo una “crisis que lo está desordenado por conflictos internos, con una jefatura del Estado totalmente desdibujada”, dijo.

Una encuesta realizada a mediados de este año por la consultora Giacobbe, mostró que los candidatos de con mayor imagen positiva dentro del electorado son: La líder del partido Propuesta Republicana (Pro), Patricia Bullrich  (44.1%), el economista libertario, Javier Millei (36.1%), el expresidente Mauricio Macri (34.3%) y Horacio Rodríguez Larreta,  actual jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires (25%).

Cristiana Kirchner se situaba, según esta encuesta, como una de las candidatas con menor porcentaje, con un (19.6%), pero, a criterio de  Stoute, su posible ausencia en la papeleta electoral del 2023, obligaría al oficialismo a buscar un nuevo candidato en una “situación de crisis muy grave”.

Según Zicarelli, este candidato podría ser el ministro de Economía, Sergio Massa, aunque todo dependerá del “éxito” de su programa económico. Lo cual haría que la coalición oficialista sea “más moderada” y “más volcada hacia el centro”, analizó.

Pese a la “gravedad” de esta condena, las opciones del oficialismo para aspirar a la presidencia en 2023 no están terminadas, prevé Stoute, afirmando que si la oposición no se unifica, “corre un riego muy grande”, debido a que las distintas corrientes peronistas suelen llegar a acuerdos durante el periodo electoral, que las fortalece.

“Por más que esto signifique un golpe para estas corrientes, ellas van a llegar a las elecciones unificadas, detrás de un candidato”, analizó.

“No cabe duda de que esta condena favorece a la oposición, pero si va desunida a las elecciones, las posibilidades del peronismo crecen”, relató Stoute.

Es acá donde la oposición puede estar encontrando su mayor debilidad, considera Zicarelli, dado que “padece de una lucha de egos”, que le ha impedido manejar sus diferencias con una “batalla de ideas”, por lo que, no es seguro afirmar que sean capaces de transformar esta condena, en votantes nuevos.