Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Mundo

Mumbai sigue en medio de combates

MUMBAI. Comandos indios irrumpieron ayer viernes disparando granadas y fusiles en un hotel y un centro judío de Mumbai, donde encontrar...

MUMBAI. Comandos indios irrumpieron ayer viernes disparando granadas y fusiles en un hotel y un centro judío de Mumbai, donde encontraron los cadáveres de cinco rehenes, entre ellos los de un rabino de Nueva York y su esposa, dijeron las autoridades, mientras continuaba la batalla en el hotel Taj Mahal y otras fuerzas indias concluyeron el asedio de otros establecimiento hotelero de cinco estrellas.

Más de 150 personas murieron cuando asaltantes islamistas atacaron 10 lugares de la capital financiera de la India a partir del miércoles por la noche, entre ellas por lo menos 14 extranjeros.

Comandos trataron de recuperar el lujoso hotel Taj Mahal mientras otras fuerzas especiales concluyeron el cerco del Oberoi, otro establecimiento hotelero de cinco estrellas, y el centro del grupo judío ortodoxo Jabad Lubavitch.

"Hemos tenido miedo, hemos escuchado 50 detonaciones muy gordas y muchos tiros", explicó ayer el empresario español lvaro Rengifo tras ser rescatado del hotel Oberoi, donde estuvo atrapado durante casi dos días junto al también empresario Alejandro De la Joya.

"Estamos muy bien, la verdad es que ha sido un horror, pero somos los más afortunados, porque hemos estado juntos en la habitación", declaró a la agencia Efe Rengifo.

Acerca de la pareja judía se conoció que llegó a Mumbai en el 2003 para trabajar en una pequeña comunidad judía, tomando a su cargo una sinagoga, dictando clases sobre Torá y brindando asistencia a los turistas judíos en la ciudad costera. Su hijo de 18 meses, Moshe, fue rescatado en la madrugada del jueves y permanecía bajo la custodia de unos amigos, informó el centro Chabad.

Mientras tanto en Camp David, Texas EEUU, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, dijo ayer que su administración está trabajando con el Gobierno de la India y con otros países para garantizar la seguridad “de los que aún están bajo amenaza”.