Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Mundo

Insurgentes del Tamil acorralados

SRI LANKA. Soldados regulares penetraron el sábado en dos de las últimas zonas bajo control del movimiento insurgente Tigres de la Libe...

SRI LANKA. Soldados regulares penetraron el sábado en dos de las últimas zonas bajo control del movimiento insurgente Tigres de la Liberación Tamil, un día después de capturar una fortaleza importante en el norte del país isleño.

Los soldados ingresaron a una franja estrecha de territorio que los rebeldes han estado controlando en la costa oriental de la península de Jaffna, informó el vocero militar Udaya Nanayakkara.

El viernes, las tropas tomaron control del Paso del Elefante, el último bastión importante de los rebeldes en la península, en el norte de la isla, situada al sureste de la India.

AVANCE DE LAS TROPAS

Los soldados también ingresaron el sábado a un territorio que los rebeldes siguen controlando en la sección principal de una isla al sur de la península, añadió.

Los insurgentes se retiraron a la región en los alrededores de su última fortaleza en Mullaittivu después de meses de ofensivas de las tropas gubernamentales.

No fue posible localizar a dirigentes rebeldes en busca de declaraciones.

El gobierno ha jurado aplastar a las guerrillas separatistas y acabar con la guerra civil de un cuarto de siglo en la isla del Océano Indico en los próximos meses.

La campaña militar más reciente siguió a una serie de victorias importantes. La semana pasada, las tropas tomaron el control de Kilinochchi, la capital administrativa de los Tigres Tamil, y rápidamente avanzaron sobre el territorio rebelde.

El viernes, los soldados tomaron el Paso del Elefante, dándole al gobierno control casi total de la península la capital cultural Tamil y el corazón simbólico de los rebeldes por primera vez en nueve años.

Los rebeldes aún controlan una sección diminuta en la costa este de la península, una zona en la que las tropas estaban avanzando el sábado, dijo Nanayakkara.

ÚLTIMO BASTIÓN REBELDE

La caída del Paso del Elefante también hizo que la carretera A-9, una vía importante que conecta el norte con el sur de Sri Lanka y que es un símbolo poderoso de unidad nacional, quedara completamente bajo control del gobierno por primera vez en 23 años.

El control del camino permitirá que los soldados en el norte se unan a sus colegas en el sur y oeste para atacar con fuerza renovada a los insurgentes acorralados en el noreste del país.

Los insurgentes están ahora confinados a una pequeña zona selvática en torno al último bastión rebelde, en la población de Mullaittivu, ubicada al Este de Sri Lanka.