Temas Especiales

13 de Aug de 2020

Mundo

Obispo irlandés dimite por escándalo

CIUDAD DEL VATICANO. El papa Benedicto XVI aceptó ayer la renuncia del obispo irlandés de Limerick (oeste) Donald Murray, acusado de hab...

CIUDAD DEL VATICANO. El papa Benedicto XVI aceptó ayer la renuncia del obispo irlandés de Limerick (oeste) Donald Murray, acusado de haber encubierto a curas irlandeses que abusaron por años de decenas de niños en la región de Dublín.

“Sé muy bien que mi renuncia no anulará el dolor padecido por aquellos que han sobrevivido a los abusos y siguen sufriendo hoy en día”, reconoció el religioso ante su comunidad tras haber pedido su “humilde perdón” a todos los niños afectados.

El religioso explicó que pidió autorización al pontífice para renunciar ya que considera que su presencia crea dificultades a algunas víctimas, las cuales “deben ser las primeras en todos nuestros pensamientos”, dijo.

EL INFORME

Un informe elaborado por una comisión presidida por la juez Yvonne Murphy concluyó en noviembre, luego de tres años de investigaciones, que los responsables de la arquidiócesis de Dublín protegieron a los autores de los abusos y no los señalaron a la policía durante más de tres décadas.

El pasado 11 de diciembre, el Papa se reunió con las mayores autoridades de la iglesia Católica irlandesa así como con autoridades de la Curia romana para evaluar el caso.

Al término de la reunión, el Papa condenó tales “crímenes abominables” y prometió indagar y tomar medidas por el encubrimiento de las autoridades eclesiásticas.

Los obispos irlandeses han pedido públicamente “perdón” a las víctimas y lamentado los errores cometidos.

Donal Murray, de 69 años, sacerdote desde 1966, era obispo de Limerick desde febrero de 1996 y fue de 1982 a 1996 obispo auxiliar de Dublín, donde ocurrieron los abusos de cientos de menores por parte de curas católicos.

En Irlanda hay una presión creciente para que dimitan los obispos y otras autoridades eclesiásticas mencionadas negativamente en el informe.

“Lamento mucho si una de mis acciones o más bien la ausencia de ellas contribuyó al sufrimiento de niños que han padecido abusos. Ni consciente ni inconscientemente he tratado de encubrir o esconder informaciones”, declaró el prelado el pasado 26 de noviembre.