Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Mundo

Polacos despiden restos de Lech Kaczynski

VARSOVIA. Polonia rindió ayer sábado un emotivo homenaje al presidente Lech Kaczynski, a su esposa Maria y a las 94 personas, en su mayo...

VARSOVIA. Polonia rindió ayer sábado un emotivo homenaje al presidente Lech Kaczynski, a su esposa Maria y a las 94 personas, en su mayoría altos funcionarios políticos y militares, que murieron en un accidente de avión hace una semana en Rusia.

Hasta 100,000 personas, muchos portando banderas nacionales blanco y rojo, flores, fotos, etc..., abarrotaron la amplia plaza Pilsudski, en el centro de Varsovia para recordar a las víctimas.

El primer ministro Donald Tusk, el ministro de Relaciones Exteriores Radoslaw Sikorski, el ex presidente y fundador del movimiento anticomunista Solidaridad Lech Walesa, así como el ex presidente Alexander Kwasniewski, estaban presentes. “Semejantes cosas no ocurren jamás, son imposibles” exclamó Tusk. “Es la mayor tragedia en la historia de Polonia desde la Segunda Guerra Mundial”, añadió.

“Todos tenían sueños y esperanzas para el futuro de su tierra. Es una gran prueba para que entendamos bien esas esperanzas y las llevemos al futuro”, dijo a la multitud el primer ministro Tusk.

El hermano gemelo de Kaczynski, Jaroslaw, ex primer ministro que ahora es líder del principal partido de la oposición, permaneció sentado al frente de los dolientes, con otros miembros de la familia, incluida la hija del presidente, Marta, de 29 años. Kaczynski tenía dos nietos.

FUNERAL EN CRACOVIA

El acto incluyó una salva de disparos y una misa católica, llegó un día antes del funeral de Kaczynski y su esposa previsto para hoy en la cripta de la catedral de Wawel, en Cracovia, la antigua capital en el sur del país.

El presidente interino de Polonia, Bronislaw Komorowski, dijo que la tragedia había unido a los polacos de todas las creencias y también agradeció a los líderes rusos por su estrecha cooperación y gestos de solidaridad tras el accidente.

CAOS EN AEROPUERTOS EUROPEOS

El espacio aéreo de Polonia se encontraba cerrado ayer y permanecerá así hasta nueva orden a causa de la nube de cenizas emitida por el volcán de Islandia que empeoró ayer, la mayor interrupción aérea desde los ataques contra Estados Unidos del 11 de septiembre del 2001, un día antes de los funerales del presidente polaco y su esposa en Cracovia, informaron las autoridades aeronáuticas. “El espacio aéreo sigue cerrado hasta nueva orden”, declaró Grzegorz Hlebowicz, portavoz de la Agencia Nacional de Navegación Aérea (PASP). “Hay pocas esperanzas de que esta situación cambie hoy”, añadió el portavoz.