Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Mundo

Palestinos van por el diálogo

RAMALA, CISJORDANIA. La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) aprobó ayer la apertura de negociaciones indirectas de paz co...

RAMALA, CISJORDANIA. La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) aprobó ayer la apertura de negociaciones indirectas de paz con los israelíes, con la mediación de Estados Unidos, para reactivar un proceso en punto muerto y sobre el que persisten profundas divergencias.

En una reunión en Ramala (Cisjordania), el comité ejecutivo de la OLP decidió “aprobar la participación en conversaciones indirectas”, según declaró un consejero del presidente de la Autoridad Palestina Mahmud Abas, Yaser Abed Rabbo.

Esta decisión quiere “darle una seria oportunidad al proceso de paz”, bloqueado desde diciembre de 2008, y “se apoya en las garantías que (la dirigencia palestina) ha recibidido respecto a las actividades de colonización (judía), su peligro y la necesidad de ponerles fin”, dijo Abed Rabbo.

“EEUU adoptará una posición política firme frente a toda provocación que pueda tener un impacto en el proceso de paz y las negociaciones”, añadió el consejero.

Los palestinos exigen principalmente que se detenga por completo la ampliación de las colonias judías de Jerusalén Este, una demanda que por el momento ha declinado el gobierno israelí.

La decisión de la OLP llegó horas antes de un nuevo encuentro entre Abas y el emisario de EEUU para Oriente Medio, George Mitchell.

Mitchell se encuentra en la región desde principios de la semana para preparar el inicio “formal” de las negociaciones indirectas entre israelíes y palestinos, que contarán con la mediación de Washington.

Las discusiones “de proximidad” deberían durar cuatro meses y tomar la forma de viajes del emisario estadounidense entre Jerusalén, Ramala y Washington.

Pero este proceso, incluso antes de comenzar, provoca gran escepticismo, e incluso hostilidad, tanto entre los palestinos como entre los israelíes.

Persisten divergencias fundamentales sobre cuestiones clave: el trazado de las fronteras del futuro Estado palestino, el estatuto de Jerusalén, el futuro de las colonias judías de Cisjordania y el derecho al retorno de los refugiados palestinos.

El movimiento islamista Hamas, que controla la franja de Gaza y cuestiona a la OLP, denunció la aprobación de los contactos con “el ocupante israelí”.

Del lado israelí, el ministro de Defensa, Ehud Barak, se “congratuló por la decisión de los palestinos de eliminar obstáculos en el camino que conduce a las discusiones de proximidad”.