28 de Nov de 2021

Mundo

Al menos 61 muertos en atentado suicida

BAGDAG. Al menos 61 personas murieron ayer en un atentado suicida en Bagdad que tuvo como blanco al ejército iraquí. El ataque contra un...

BAGDAG. Al menos 61 personas murieron ayer en un atentado suicida en Bagdad que tuvo como blanco al ejército iraquí. El ataque contra un centro de reclutamiento del ejército en el centro de la capital iraquí, coincide con un momento de crisis política y se produce en pleno Ramadán, el mes sagrado del ayuno musulmán, caracterizado desde hace años por un recrudecimiento de la violencia.

Cadáveres de jóvenes ensangrentados, algunos de ellos con los formularios de alistamientos en las manos, aparecían esparcidos en el suelo frente a la sede militar en el centro de Bagdad. Fuentes oficiales aseguran que dejaban entrar a grupos de 250 personas, lo cual no se tuvo en cuenta.

El general Qasem Ata, portavoz del centro de operaciones de Bagdad, informó a EFE de que las medidas de seguridad adoptadas (en el centro de reclutamiento), en comparación con el número de voluntarios que se habían presentado, no eran suficientes. ‘Estábamos en una larga cola. Había también oficiales y soldados. De repente, se produjo una explosión, gracias a Dios sólo me hirieron en la mano’, declaró a la agencia Reuters un herido en el hospital de Al Karkh.

Los afganos se cuestionan cómo el terrorista logró introducirse en el recinto. ‘No entiendo cómo el kamikaze ha podido entrar, porque había que pasar un control electrónico y un cacheo. Debió de haberse escondido ayer por la tarde’, relató a la AFP Ahmad Kazem, superviviente del ataque. La respuesta a ello puede ser sencilla: la zona es muy céntrica y hay una estación de autobuses muy cerca que concentra todos los días a cientos de personas. Quizá, al kamikaze no le haya sido muy difícil pasar desapercibido.

MUY SANGRIENTO

Desgraciadamente, estos atentados están a la orden del día en Bagdad, aunque éste es sin duda el más sangriento de los últimos meses. ‘Manos y piernas cercenadas cayeron sobre mí. Quedé empapado de sangre de los restos humanos mientras muertos y heridos caían a mi alrededor’, dijo Yasir Alí, que había esperado frente a la sede militar desde las 4 de la madrugada.

Sí es verdad que la seguridad en Bagdag ha mejorado, al contrario que el caos político, el cual no ayuda demasiado a lograr un país más seguro. Irak lleva meses sin gobierno desde las elecciones del pasado mes de marzo. Además, por si no fuera suficiente, el atentado coincide con la retirada de las tropas estadounidenses el próximo 31 de agosto, dejando así desamparado al Ejército Iraquí, el cual no se siente nada seguro para proteger a su país.

El general Babaker Zebari, jefe de Estado Mayor, agachó la cabeza y afirmó que de momento sus soldados no podrán llenar el vacío que van a dejar las tropas norteamericanas.‘Mi ejército compuesto por 200.000 hombres, no será capaz de asegurar nuestra misión antes de 2020’, dijo. El único consuelo que le queda al país son los 50.000 militares estadounidenses que entrenarán a las fuerzas de seguridad iraquíes hasta 2011.