Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Mundo

‘Perro ladrador, poco mordedor’

MADRID. Europa vivió ayer una jornada de manifestaciones contra los planes de ajuste, con protestas de decenas de miles de personas en B...

MADRID. Europa vivió ayer una jornada de manifestaciones contra los planes de ajuste, con protestas de decenas de miles de personas en Bruselas y otros países como España, donde el transcurso de la huelga tuvo un seguimiento muy desigual en todo el país.

El gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero se enfrenta por primera vez a una huelga de tal calibre; sin embargo, la situación parece no preocuparle.

TRANSCURSO

El paro de 24 horas fue convocado por los sindicatos mayoritarios de izquierda para protestar contra la reforma laboral, la caída de las pensiones y los planes de austeridad aprobados por el gobierno socialista. Al menos, la huelga transcurrió sin grandes incidentes, salvo en Barcelona y Madrid, con cerca de 40 detenidos en todo el país. Por tanto, en las demás ciudades españolas, la huelga no dejó tanta huella.

Por su parte, las organizaciones convocantes como La Unión General de Trabajadores (UGT), calificaron la huelga de un ‘éxito rotundo’. ‘La huelga general del 29 de septiembre es un éxito. Los trabajadores rechazan la resignación y saben que España necesita unas políticas distintas’, declaró Cándido Méndez, presidente de la UGT.

En lo que respecta al gobierno, Zapatero no quiso meterse en una guerra de cifras. Sin embargo, el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, sí entró en el juego y ofreció algunos datos puntuales, bastante alejados del triunfalismo inicial de los sindicatos. Éste señaló que el seguimiento del paro por parte de los funcionarios públicos fue de apenas el 7,5%. En los transportes, el apoyo fue del 20% y, por ejemplo, la red de ferrocarriles de alta velocidad canceló un 80% de sus servicios habituales.

La huelga continuará hasta bien llegada la noche y mientras tanto, un centenar de manifestantes seguirán recorriedo las calles de las principales ciudades españolas; pero sin duda, es una huelga que aparenta más de lo que en verdad es.