Temas Especiales

31 de May de 2020

Mundo

‘Se abrirán mares de sangre’: Al Qaeda

EL CAIRO. Un conglomerado de grupos terroristas liderado por Al Qaeda en Irak ha amenazado con matar a los cristianos allá donde estén.

EL CAIRO. Un conglomerado de grupos terroristas liderado por Al Qaeda en Irak ha amenazado con matar a los cristianos allá donde estén.

En un comunicado difundido en una página web utilizada habitualmente por grupos radicales, el conocido como Estado Islámico de Irak subraya que ‘se ha acabado el plazo dado a la Iglesia cristiana en el Egipto musulmán para que aclare la situación de nuestras hermanas retenidas y para que las ponga en libertad’. ‘Por eso, el Ministerio de la Guerra del Estado Islámico de Irak anuncia que todos los centros, organizaciones y organismos cristianos, con sus dirigentes y seguidores, son objetivos legítimos para los muyahidin allá donde puedan ser alcanzados’, asegura la nota.

SANGRIENTO ATENTADO

La noche del 31 se convirtió en uno de los ataques más despiadados en siete años contra los cristianos en Irak. Cinco terroristas de Al Qaeda secuestraban a 100 personas en la iglesia católica de de Sayida An Nayá (Nuestra Señora del Socorro) en Bagdad. La policía inició el ataque para liberar a los rehenes y en dicha redada 58 personas perdieron la vida.

Durante el asalto, los secuestradores lanzaron un mensaje en el que dieron un plazo de 48 horas para que fueran liberadas sus ‘hermanas en la religión, detenidas en las cárceles de los monasterios y las iglesias de la infidelidad en Egipto’. El grupo terrorista se refería, entre otras, a Camelia Shehata una cristiana que según varios grupos musulmanes se convirtió al islam y la Iglesia copta mantiene retenida en un monasterio.

Este cruento atentado fue condenado por el Papa Benedicto XVI, quien se dirigió el lunes a sus fieles en la Plaza de San Pedro y dijo que oraba por las víctimas ‘de esta violencia absurda, la cual se volvió más feroz debido a que estuvo dirigida contra personas desarmadas que estaban reunidas en la casa de Dios’.

UNA LLAMADA AL VATICANO

Tras la emisión del ultimátum, fuentes policiales aseguraron que se habían reforzado las medidas de seguridad en las iglesias de Irak, donde los coptos representan un diez por ciento de la población.

Por otra parte, en el mensaje también se exige al Vaticano que se desvincule de la Iglesia copta si no quiere ser en blanco de los ataques de Al Qaeda. ‘Que sepan estos infieles y a su cabeza el Vaticano que la espada de la muerte no se va a levantar de los cuellos de sus seguidores hasta que (el Vaticano) anuncie que no tiene nada que ver con lo que hacen los perros de la Iglesia egipcia (...) para poner fin a los crímenes y poner en libertad a las detenidas en las cárceles de sus monasterios’, indica la nota.

Después, insisten en que si los dirigentes de la Iglesia católica no toman esta postura ‘se abrirán las puertas de la destrucción y los mares de sangre’. Asimismo, el conglomerado terrorista responsabiliza a la policía de la masacre e insiste en que las fuerzas de seguridad se precipitaron en el asalto del templo situado en el barrio bagdadí de Karrada y no transmitieron su mensaje.

Según los secuestradores, se decidieron a asesinar al primer grupo de rehenes en cuanto los policías penetraron en el templo. Después detonaron un coche bomba y una serie de artefactos colocados entorno al templo, a lo que los cuerpos antiterroristas respondieron disparando indiscriminadamente contra la Iglesia, siempre según la versión del Estado Islámico de Irak. Posteriormente, los asaltantes fingieron su muerte, se ocultaron entre los rehenes y esperaron la irrupción en masa de las fuerzas de seguridad para detonar los cinturones explosivos que llevaban adosados al cuerpo.