Temas Especiales

22 de Apr de 2021

Mundo

‘Estamos en un estado de semiguerra’

SEÚL. Las autoridades surcoreanas encontraron ayer los cadáveres de dos civiles en Yeonpyeong, la isla atacada el martes por decenas de ...

SEÚL. Las autoridades surcoreanas encontraron ayer los cadáveres de dos civiles en Yeonpyeong, la isla atacada el martes por decenas de proyectiles lanzados por el régimen estalinista de Pyongyang.

Antes del hallazgo, sólo se conocía la muerte de dos soldados. El ataque norcoreano también causó 18 heridos —entre ellos cinco de gravedad— y dejó cerca de 70 residencias incendiadas.

‘Estamos en un estado de semiguerra’, dijo a Reuters el guardia costero surcoreano Kim Dong-jin en el puerto de Incheon, donde fueron trasladados muchos residentes de la isla de Yeonpyeong, asustados después de producirse el bombardeo. ‘Mi casa se quemó hasta los cimientos’, declaró Cho Soon-ae, de 47 años, que estaba entre los alrededor de 170 evacuados desde Yeonpyeong el miércoles. ‘Hemos perdido todo’, expresó llorando, sujetándose a su hija.

Sin embargo, en Seúl, una ciudad de más de 10 millones de habitantes, reinaba la normalidad como cualquier miércoles de un día soleado de otoño, aunque el desarrollo de los acontecimientos estaba siendo seguido de cerca por periódicos y canales de televisión. La mayoría de los editoriales presionaban al presidente, Lee Myung-bak, para que respondiera con más dureza que en el pasado a las provocaciones del norte, y dos pequeños grupos celebraron protestas contra Corea del Norte.

EEUU, DE CAMINO HACIA AGUAS COREANAS

El portaaviones nuclear USS George Washington, que transporta 75 aviones y tiene una tripulación de más de 6,000 personas, abandonó ayer por la mañana una base naval al sur de Tokio y se unirá a los ejercicios conjuntos con Corea del Sur el domingo, dijeron funcionarios estadounidenses en Seúl. ‘Este ejercicio es de naturaleza defensiva’, declaró el Comando de la Fuerza Estadounidense en Corea en un comunicado.

Por su parte, Corea del Norte afirmó que Seúl estaba llevando a la península al ‘borde de la guerra’ con una ‘incesante provocación militar’ y posponiendo la ayuda humanitaria, dijo la agencia de noticias KCNA. El despacho no se refirió a los ejercicios militares planeados.

TRATAN DE REBAJAR LA TENSIÓN

Estados Unidos y Japón pidieron que China, el aliado de Pyongyang, ayudase a frenar al país comunista. Sin embargo, ex miembros del gobierno contactados por Efe señalaron que la capacidad de influencia de Pekín es limitada y su estrategia va a consistir en evitar una escalada de la tensión en la península coreana. ‘La solución de este conflicto no depende de China’, aseguró ayer a EFE Liu Jiangyong, profesor del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad de Tsinghua (Pekín).

Al respecto, China hizo un llamamiento a la ‘calma’ a las dos Coreas para evitar una escalada de violencia.

‘China insta de manera firme tanto a Corea del Norte como a Corea del Sur a que mantengan la calma y la contención y a que inicien un diálogo y contactos en la mayor brevedad posible’, manifestó en un comunicado el portavoz del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Hong Lei.

Éste añadió que el régimen chino se opondrá a ‘cualquier acción perjudicial para la paz y la estabilidad’ en la península coreana y expresó su ‘tristeza y pesar por las pérdidas humanas y materiales’.

Eso sí, con lo que Pekín no está satisfecho es con el despliegue del portaaviones y no responderá a ese tipo de presiones, indicó Xu Guangyu, un general retirado del Ejército de Liberación del Pueblo que ahora trabaja para una organización de control de armas del Gobierno.