08 de Dic de 2022

Mundo

CNT da última oportunidad

LIBIA. Los jefes locales de las nuevas autoridades libias afirmaron ayer, domingo, que daban una ‘última oportunidad’ a los combatientes...

LIBIA. Los jefes locales de las nuevas autoridades libias afirmaron ayer, domingo, que daban una ‘última oportunidad’ a los combatientes del bastión gadafista de Bani Walid para negociar antes de atacarlos.

‘Vamos a negociar con los jefes tribales’.

‘Los estamos esperando’, declaró a la AFP el comandante Abdelrazek Naduri, numéro dos del consejo militar de Tarhuna, a unos 80 kilómetros al norte de Bani Walid, un oasis controlado por partidarios del actualsmente prófugo Gaddafi.

El sábado pasado, desde Bengasi, el presidente del Consejo Nacional de Transición (CNT), Mustafá Abdeljalil, había repetido que los gadafistas tenían hasta el 10 de septiembre para deponer las armas, citando las ciudades de ‘Sirte, Bani Walid, Al Jufra y Sebha’.

Tras estas declaraciones, Naduri había otorgado a la ciudad de Bani Walid un plazo mucho más corto, hasta las 10H00 de ayer, domingo, para rendirse.

En el puesto de control de Shishan, en el medio del desierto, a unos 70 kilómetros al norte de Bani Walid, varios combatientes expresaban su impaciencia por atacar de una vez a los partidarios del ex ‘Guía’.

Para los combatientes locales, varias personas del entorno de Gaddafi, incluido su hijo Saadi, se encuentran actualmente en Bani Walid, pero no él, contrariamente a lo afirmado por algunos dirigentes del CNT.

En lo relativo a un posible juicio de Gaddafi, el portavoz del CNT en Londres recalcó que tiene que ser juzgado en Libia, en momentos en que la Corte Penal Internacional de La Haya también quiere procesarlo.

En el plano diplomático, el canciller italiano Franco Frattini instó a evitar repetir en Libia el caso cometido en Irak y a no ‘destruir toda la estructura’ del país norteafricano como se hizo en el de Medio Oriente.

También el sábado, Cuba anunció que no reconoce al CNT y que sólo dará su reconocimiento a un gobierno constituido de forma ‘legítima’ y ‘sin intervención extranjera’, uniéndose en esta postura a Venezuela y Nicaragua.