Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Mundo

El mundo reúne a los indignados

ESPAÑA. Frente a la precariedad ligada a la crisis y el poder de las finanzas, los ‘indignados’ se manifiestan mañana sábado en el mundo...

ESPAÑA. Frente a la precariedad ligada a la crisis y el poder de las finanzas, los ‘indignados’ se manifiestan mañana sábado en el mundo entero, esperando dar una dimensión internacional a esta forma de protesta inédita nacida en España el 15 de mayo pasado.

Desde Madrid a Nueva York, se han convocado manifestaciones en 719 ciudades de 71 países, según el sitio 15october.net, apoyándose en una amplia difusión por medio de las redes sociales bajo el lema: ‘United for Global change’.

Cinco meses después del nacimiento de este movimiento, surgido el 15 de mayo en Madrid, los ‘indignados’ y otros grupos afines quieren hacer del 15 de octubre una jornada simbólica, buscando lugares emblemáticos de las finanzas como Wall Street, la City, el corazón financiero de Londres, o el Banco Central Europeo en Francfort.

En Madrid, convergiendo desde distintos barrios periféricos y sus alrededores, volverán a caminar hacia la Puerta del Sol, la céntrica plaza que ocuparon durante un mes, donde prevén pasar la noche de mañana sábado al domingo.

La extensión del movimiento, a Estados Unidos especialmente, demuestra ‘que esto no es una cuestión meramente española sino que es una cuestión que nos atañe a todo el mundo, porque la crisis es una crisis global, los mercados actúan al nivel global’, explicó Jon Aguirre Such, un portavoz del movimiento en España.

Tras las grandes manifestaciones de la primavera pasada, el movimiento se ha extendido a numerosos países, pero con distinto seguimiento, ya que, por ejemplo, en Francia es muy pequeño.

La ausencia de líder identificable, el rechazo a toda forma de estructura política y la ‘democracia participativa’ llevada al extremo han hecho dudar de su viabilidad.

‘El término ‘indignado’ es una especie de etiqueta, los lazos todavía son muy débiles. No hay reivindicaciones comunes, es la debilidad del movimiento’, subraya Arnaud Zacharie, antiguo presidente de Attac Bélgica.

Pero, en España, un país golpeado por un desempleo récord del 20,89%, la voz de los ‘indignados’, sostenida por un amplio apoyo popular, ha encontrado un espacio, como en las manifestaciones que han impedido o retrasado los desalojos de decenas de propietarios sobreendeudados.

El movimiento Occupy Wall Street, que se alimentó en Estados Unidos del desempleo de los jóvenes y del aumento de las desigualdades, llamó a una concentración mañana sábado en Times Square en Nueva York.

En Europa, los ‘indignados’ ocuparán las calles de muchas ciudades, como Lisboa, donde el movimiento ‘generación precaria’ se ha presentado como catalizador de la movilización.

Algunos centenares o algunos millares de ellos también deberían desfilar por las calles de Bruselas, Bélgica, punto de llegada de una marcha que atravesó España y Francia, en Zurich, Ginebra y Basilea, donde el poder de los bancos estará en el punto de mira, o la plaza de la Bolsa de Amsterdam, Viena o Praga.