Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Mundo

Siria: Un nuevo año sangriento

SIRIA. Los militantes opositores sirios celebraron este domingo la llegada de 2012 con nuevas manifestaciones multitudinarias para recla...

SIRIA. Los militantes opositores sirios celebraron este domingo la llegada de 2012 con nuevas manifestaciones multitudinarias para reclamar el retiro del poder de Bashar el Asad, cuyas fuerzas del orden siguen reprimiendo el movimiento de manera sangrienta.

En Hama (centro), un niño de siete años murió por los disparos de las fuerzas de seguridad contra el vehículo que conducía el padre del pequeño, informó ayer, domingo el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), con sede en Gran Bretaña, que calificó el niño como ‘el primer mártir de 2012’.

En la región de Homs (centro), otros tres civiles murieron, dos de ellos a manos de las milicias favorables al régimen. En la provincia de Damasco, 20 manifestantes que izaron la bandera siria de la independencia fueron heridos por los disparos de las tropas, precisó el OSDH.

Los ‘jóvenes de la Revolución’ celebraron la llegada de 2012 con fuegos artificiales y con llamados en favor de la salida del poder de Asad, cuyo régimen se enfrenta desde mediados de marzo a un movimiento de protestas sin precedentes.

En la ciudad de Idleb, cientos de personas asistieron a unos fuegos artificiales y cantaron en favor de la ‘unidad nacional y de la fraternidad islamo-cristiana’.

En una de las calles de la ciudad se colocaron juntas una media luna y una cruz. En Alep (norte), segunda ciudad del país y que hasta ahora no se había visto muy afectada por la ola de protestas, grupos de jóvenes gritaron, según unos vídeos, consignas de apoyo a las ciudades rebeldes de Homs (norte) y Deraa (sur).

‘Asad es el enemigo de Dios’, gritaron también. Otros vídeos mostraron imágenes de manifestaciones en otras ciudades del país, incluida una huelga general convocada en Duma (en las afueras de la capital), donde las fuerzas de seguridad forzaron a algunos comercios a abrir.

Los cuerpos de otros cuatro civiles, detenidos por las fuerzas de seguridad y algunos torturados, fueron entregados a sus familiares en Wadi Irane, en la región de Homs, y en Ariha, en la provincia de Idleb, indicó.

En un comunicado, los comités locales de coordinación, que organizan las manifestaciones, dieron cuenta de la muerte de 5.862 civiles en 2011 por las fuerzas de seguridad en Siria. Entre los muertos figuran 395 niños.

Por otra parte, el general Mohamed Ahmed Mustafá al Dabi, que encabeza la misión de observadores árabes, desmintió declaraciones de uno de los observadores que señalaba en un vídeo la presencia de francotiradores en Deraa, cuna de la revuelta iniciada en marzo.