Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Mundo

El ascenso alauita

La historia reciente de Siria es la historia del ascenso al poder de los alauitas, un grupo religioso derivado del chiísmo que represent...

La historia reciente de Siria es la historia del ascenso al poder de los alauitas, un grupo religioso derivado del chiísmo que representa entre el 6 y el 12% de la población siria. Luego de la Primera Guerra Mundial, los franceses favorecieron a los alauitas —entonces en el último escalón social— por encima de los suníes, que conformaban el 75% de la población y habían sido apoyados por los otomanos. El apoyo francés se manifestó principalmente en oportunidades para entrar al ejército, la policía y el aparato de inteligencia. Ésta tendencia se mantuvo luego de la independencia en 1946 y culminó 20 años después, cuando un grupo de oficiales alauitas se hicieron con el poder tras un golpe de estado. Las divisiones internas entre los alauitas constituyeron la principal amenaza hasta que en 1970 el entonces ministro de Defensa Hafez al Assad dio el último golpe y consolidó el poder en manos de su familia. En 2000, su hijo Bashar —oftalmólogo— asumió el poder. El liderazgo del clan Assad es, entonces, el primer y más importante pilar sobre el que descansa el régimen. De éste pilar deriva el segundo, la unión de los alauitas frente al mar de suníes que dominan, y el tercero, su abrumador dominio sobre el aparato de seguridad-inteligencia: 70% de los soldados de carrera son alauitas, al igual que el 80% de los oficiales del ejército. La Guardia Republicana, élite de las fuerzas armadas, es exclusivamente alauita.