Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Mundo

Escándalo sacude gobierno alemán

ALEMANIA. El acosado presidente alemán, Christian Wulff, dimitió ayer, viernes, por los escándalos provocados por haber recibido un prés...

ALEMANIA. El acosado presidente alemán, Christian Wulff, dimitió ayer, viernes, por los escándalos provocados por haber recibido un préstamo personal con términos favorables, lo que provocó nuevos dolores de la cabeza a la canciller federal Angela Merkel en momentos en que Alemania lucha por asumir un papel líder en la lucha contra la prolongada crisis de deuda de la eurozona.

‘Estoy... presentando mi renuncia al cargo de presidente federal para dejar libre el camino rápidamente para un sucesor’, dijo Wulff en una declaración.

‘Los acontecimientos de los últimos días y semanas han mostrado que mi confianza, y con ello mi efectividad, han sido gravemente dañadas’, declaró.

Wulff, de 52 años de edad, anunció su dimisión en un discurso televisado, un día después de que la Fiscalía del país solicitara al Parlamento que levantara la inmunidad del presidente, lo que llevará a una investigación formal de las acusaciones de corrupción en su contra.

La renuncia del presidente puso a Merkel en una posición incómoda.

El gobierno de coalición de Merkel, que cuenta sólo con una ligera mayoría y que actualmente está concentrado en la lucha contra la creciente crisis del euro, tiene que buscar ahora un candidato de consenso con la oposición.

SUCESOR

El sucesor tiene que ser elegido por el Parlamento en un plazo de 30 días.

Antes de que un nuevo presidente sea elegido, el jefe de la Bundesrat, cámara alta del Parlamento alemán, asumirá la responsabilidad del presidente.

En un comunicado emitido 30 minutos luego del discurso de Wulff, Merkel agradeció la contribución de Wulff al país y dijo que respeta su decisión.

Un cercano aliado de la canciller alemana Merkel, Wulff fue sublíder de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) antes de convertirse en presidente.

Sustituyó a Horst Koehler a mediados de 2010 luego de que koehler renunciara por críticas a sus declaraciones acerca del ejército alemán.

Wulff ha enfrentado una creciente presión doméstica después de que se diera a conocer que no había revelado un préstamo personal de 650 mil dólares que recibió de manos de la mujer de un empresario amigo suyo, a los que se le aplicó tasas de interés muy bajas, para sufragar una nueva casa en 2008.

En aquel momento Wulff fungía como primer ministro de Estado del estado septentrional germano de Baja Sajonia.