Temas Especiales

29 de Nov de 2020

Mundo

La creciente tensión entre Ankara y Damasco

MEDIO ORIENTE. El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha criticado la ‘debilidad’ del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas f...

MEDIO ORIENTE. El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, ha criticado la ‘debilidad’ del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas frente al régimen de Siria, opinión en la que fue respaldado por el ministro de Exteriores alemán, Guido Westerwelle.

‘El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, al no tener una política eficaz en Siria, está perdiendo rápidamente su legitimidad entre quienes sufren y están oprimidos en otras partes del mundo’, aseguró Erdogan.

El mandatario turco hizo estas declaraciones durante su discurso en el Foro Global de Estambul, comparando la inactividad de Naciones Unidas con lo sucedido hace 20 años en la guerra civil de Bosnia, donde no pudo impedir las masacres de Srebrenica y Tuzla.

Rusia, potencia con derecho de veto en el Consejo de Seguridad y aliado de Damasco, ha impedido acciones más duras contra Siria en la ONU.

El ministro de Exteriores alemán, Guido Westerwelle, expresó una opinión similar. ‘Comparto las críticas a la situación congelada del Consejo de Seguridad y mañana tendré oportunidad de expresarle a mi colega ruso que esa postura es realmente digna de crítica’, afirmó Westerwelle en una rueda de prensa, en Estambul.

El jefe de la diplomacia alemana se reunió brevemente con su homólogo turco, Ahmet Davutoglu, al retornar de su viaje oficial a China, para expresarle la solidaridad de Alemania y el respaldo a Turquía en su crisis con Siria, como subrayó.

Westerwelle y Davutoglu tuvieron además una breve reunión conjunta con Lajdar Brahimi, el enviado especial para Siria de Naciones Unidas y la Liga Árabe, también de visita en Estambul.

La visita de Brahimi se enmarca dentro de una gira por la región, que el viernes le llevó a visitar Arabia Saudí, cuyas autoridades solicitaron un cese inmediato del derramamiento de sangre en Siria.

‘Es muy importante apoyar el trabajo de Brahimi; apostamos por la actividad internacional y esperamos que aún esté en el interés de las personas" en Siria, dijo el ministro alemán.

Westerwelle también respaldó plenamente la postura de Turquía en el reciente incidente del avión sirio, que también había suscitado críticas por parte de Rusia.

EL SUCESO

El miércoles, Turquía obligó a aterrizar en Ankara a un avión de Syrian Airlines y confiscó parte de su carga, que considera ‘material militar’, ya que su destino era el Ministerio de Defensa sirio.

Un alto cargo del Gobierno turco confirmó que Turquía considera inaceptable, según las reglas de la aviación civil, transportar material militar de cualquier tipo, no sólo armas, en aviones de pasajeros civiles.

Puntualizó que la palabra utilizada por Erdogan al describir la carga confiscada se refiere a todo tipo de equipamiento militar, no sólo munición, como había interpretado parte de la prensa internacional.

‘Turquía tiene derecho a realizar este tipo de inspecciones si sospecha que hay material militar’, afirmó Westerwelle.

Davutoglu expresó su gratitud a Alemania en la rueda de prensa conjunta y reiteró que Turquía se siente plenamente respaldado por la OTAN, organismo del que es miembro.

‘La frontera de Turquía con Siria es también una frontera de la OTAN y tiene el mismo valor que la frontera noruega’, recordó el ministro turco.

Subrayó que Turquía seguirá tomando represalias inmediatas por cualquier agresión por parte de su vecino, ‘si Siria vuelve a cometer un error así’, aunque dijo confiar en que no ocurrirá.

TENSIÓN EN AUMENTO

EL viernes dos cazas F-16 turcos volaron directamente hacia la frontera, intimidando a un helicóptero sirio que se acercaba mucho al espacio aéreo turco, presumiblemente persiguiendo a insurgentes.

Fuentes del Gobierno turco aseguraron que los cazas no llegaron a penetrar en territorio sirio.

En los últimos días, Turquía ha desplegado más de 250 tanques a lo largo de los 900 kilómetros de frontera con Siria y ha reforzado la base aérea meridional de Diyarbakir con 25 cazas F-16 adicionales.

Desde que un mortero, disparado desde Siria, mató a cinco civiles turcos en el pueblo fronterizo de Akçakale, la tensión entre Damasco y Ankara está en niveles sin precedentes.

Los combates entre tropas gubernamentales y rebeldes sirios continúan en las regiones fronterizas, y hay unos 14,000 civiles sirios esperando para cruzar a Turquía, que ya tiene registrados en sus campamentos a otros 98,000 refugiados.

ATAQUE REBELDE

Mientras el debate político y la tensión entre Siria y Turquía continuan los rebeldes del Ejército Libre Sirio (ELS) aseguraron haber derribado un avión perteneciente a las fuerzas del régimen del presidente de Siria, Bachar al Asad. El ataque se dio cuando sobrevolaba la ciudad de Alepo.

El portavoz del ELS Fahd al Masri dijo que los insurgentes abatieron con baterías antiaéreas el aparato, que participaba en los bombardeos de la aviación del régimen contra la zona de Kafr Naha en el norte de Alepo, capital económica de Siria.

La información fue confirmada por los opositores Comités de Coordinación Local, la red Sham y la Comisión General de la Revolución Siria.

La crisis que vive en Siria desde marzo de 2011 ha causado ya unos 25,000 muertos, mientras que 2,5 millones de personas necesitan ayuda humanitaria y más de 250.000 se han refugiado en los países vecinos, según Naciones Unidas.